Día 4

Día 4

Me he pasado la tarde en la cama. Hoy ha sido un día muy largo y pesado. Los lunes toca hacer la colada y he tenido que lavar al sol un juego de cama, una toalla grande, otra pequeña, una camiseta y varias prendas de ropa interior.

Además, la comida de hoy -que han sido unas migas realmente deliciosas- me ha sentado mal y tengo una sensación de pesadez que me obligará a no poder cenar nada.

En el convento es obligatorio el lavar a mano la ropa, es una norma nueva de este año. Ingenua de mí, porque a la pregunta de si tenía ropa sucia se me ha ocurrido un:

- Bueno, no estaría de más cambiar la cama y también tengo algunas prendas mías.

No imaginaba lo duro que se puede hacer lavar sábanas a mano al sol. Me he mojado el cuello y la camiseta para tratar de refrescarme porque no lo soportaba.

El lunes siguiente no les mostraré la ropa sucia, sólo sacaré mis prendas interiores (que se lavan muy fácil) y el resto se lo dejaré a la lavadora, ya en casa. Por suerte, tengo ropa de sobra para poder cambiarme y no parecer una mugrienta.

Sor Elena me ha enseñado lo que es un hibiscus. Se trata de una flor muy bonita que tan sólo dura un día. Se puede apreciar a la derecha de la foto, tras la sábana azul. Esa flor estará marchita totalmente mañana, en el suelo.

Hibiscus de un día. Cámbiese el término hibiscus por cualquier otro y obtendremos una frase muy útil.

Pensamientos de un día.
Dolores de un día.
Alegrías de un día.
Fatigas de un día.

5 comentarios:

LesÑadora 6/8/12 21:40  

Te leo, aunque a veces no contesto...
espero que la planta vaya bien.

A veces que algo dure un solo día hace que por ese simple hecho se convierta en especial.
Aunque también existen cosas maravillosas que duran un instante!

Not 6/8/12 22:45  

"Flor de un día". Vaya tela.

Imagino que hay muchas variedades de hibisco. Los que yo conozco crecen en arbusto y duran varios días, de modo que la planta tiene flores durante una temporada.

Bonita flor, y responsabilidad. Y cuidado con esos nudillos.

Paola Vaggio 7/8/12 05:53  

Me gusta el método y el orden de tus días. Como ves, yo tengo insomnio. Qué tal se durrme ahí? besos

nieves 7/8/12 08:29  

¡Qué bien las flores de un día!
Y que bien que todo sea tan fugaz y efímero...Nos ahorramos muchos quebraderos de cabeza.
P.D Fijo que Sor Elena te pone a encalar el patio.
Saludos
Nieves

Carol Blenk 8/8/12 23:42  

LESÑADORA, no te preocupes si no comentas, a mí ya me hace compañía saber que estáis ahí, a lo lejos. Me reconforta mucho. Como ves, estoy flipada con el hibiscus, jajaja.

NOT, yo no conocía esa flor, la verdad, me tiene hipnotizada. Misterios de la naturaleza, ya ves ;)

PAOLA, ahora duermo muy bien, me pongo el despertador a las nueve porque las monjas me obligan... Para el insomnio va bien madrugar, tener una rutina... Y que te abracen...

NIEVES, sí, me temo que en breve tendré que encalar, pero no me importa... Tienes mucha razón, lo efímero nos ahorra penas, ya lo decía mi madre: si las primeras penas duraran, todos estaríamos muertos.

Besos mil!

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer