Día 18

Las monjas se me han adelantado y han cogido todos los pimientos del patio, antes de que me haya dado tiempo de hacerles una última fotografía.

Ahora estoy sola escribiendo casi a oscuras porque me he escapado y he salido al patio, escapando del calor de mi cuarto.

Si alguien me preguntara qué es la vida en estos momentos no sabría qué responder. Estoy en blanco, anulada, harta. Cansada. Me pregunto qué sucede. Qué vacío me atrapa. Qué es. Qué es.

Todo esto, evidentemente, a las monjas les importa una mierda. Sólo les preocupa el buen fajo de euros que ha pagado mi madre para ver si soluciona lo de mi desencanto anual. A mi madre también le importo yo una mierda, aunque a veces me parezca todo un espejismo.

3 comentarios:

Pi 21/8/12 00:29  

mi profesora de ballet me decía

"tranquila, que del piso no pasa".

Un mes más tarde estaba haciendo los giros dobles que tanto miedo me casuaban.

era eso.

Not 21/8/12 21:27  

Pensaba que los pimientos cayeron en la ensalada apócrifa.

(No creo que sea cierto, les importará esa mierda y más)

Pero con los pimientos pueden hacerse cosas más interesantes :)

Anónimo 28/9/12 01:30  

que burros que son

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer