Día 13

Hoy no he hecho nada interesante. El día se me acercaba lento y aburrido así que he optado por leer "1Q84" (libros 1 y 2). De Murakami sólo había leído -cómo no, como buena bollo) "Sputnik, mi amor" y me pareció una novela buenísima, la que me gustaría escribir a mí, en caso de que tuviera que arrimarme a un estilo literario en concreto.

(Nota: ya sé que los títulos de obras literarias van en cursiva pero desde este dispositivo no puedo acceder a ellas así que por eso empleo las comillas. Lo comento porque a mí es algo que me pone nerviosa incumplir, por si algún alma gemela se siente identificada).

La novela de Murakami tiene 936 páginas y voy por la 251, no está mal. Hacía siglos que no abordaba una obra tan larga, será la edad.

Esta tarde he estado repasando mentalmente muchos temas, el cerebro me trabajaba tan rápido, de una manera tan desordenada que ahora me siento incapaz de explicarlo de forma más o menos lógica.

He pensado en la vuelta al trabajo y me he puesto triste. Sé que soy una privilegiada por el mero hecho de tener trabajo (aunque no esté fija) pero ello no implica que no tenga ganas de seguir alargando el verano. Me gustaría comenzar otro trabajo, diferente, uno de esos trabajos de tener tu mesa, tu ordenador, tu espacio... Sé que mucha gente pensará que eso es propio del típico trabajo de oficina aburrido pero a mí me gustaría probar. Por ejemplo, ser coordinadora de algo, o jefa de la sección de algo, o diseñadora de la sección de algo.

Pero para acceder a eso tal vez debería ponerme a estudiar...

Y pensado estas cosas me he agobiado tanto que me he refugiado en el recuerdo de los viajes. Y ha aparecido Madrid. He deseado volver la capital con ella. Y regresar a los mismos bares, las terrazas, a los restaurantes, a pasear por todas esas calles de nombres maravillosos.

No deseo perder los amuletos de mi vida. Madrid es uno de ellos.

(Hoy he descubierto que también tengo a mi cargo, en el patio, una higuera).

4 comentarios:

LesÑadora 15/8/12 23:59  

De Murakami solo he leido "Kafka en la orilla" y me encantó.

Y hablando de amuletos, la higuera también tiene el suyo.

Existe una creencia popular en muchos países, del viejo y nuevo mundo, que afirma que quien logra ver la flor de la higuera durante la noche de San Juan gozará de suerte y fortuna.

Cuidalá bien...

nieves 16/8/12 00:33  

Identificada con lo de las cursivas pero desde estos electrodomésticos no es posible.
Saludos
Nieves
P.D He visto a Sor Elena esta tarde. Estaba en el convento de los Angeles que está junto a mi taller. Al instante he sabido que era ella. No me preguntes por qué...te seguiré informando.

Paola Vaggio 16/8/12 03:31  

carol blenk, qué estrés con la jardinería! TE adoro

eme 16/8/12 11:17  

1Q84 es genial, genial, genial.. curioso, en mi última entrada también hablo de murakami.

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer