Día 11

Ya es oficial: Sor Elena ha desaparecido. Las monjas lo han preferido ocultar hasta que la situación se ha vuelto insostenible. Se han limitado a decirnos que era una mujer que pecaba de ser demasiado soñadora y algo engreída. Lo primero, tal vez, lo segundo, puedo afirmar que no es cierto o por lo menos a mí nunca me ha dado esa impresión.

La noticia me ha dejado algo aturdida así que me he ido al cuarto a intentar echar una siesta. Debajo de la amohada asomaba la esquina de algo blanco que parecía un sobre. Y lo era.

Dentro del sobre una carta de Sor Elena.

La he leído de una vez, sin respirar, sin tragar saliva. Y después, he sentido la necesidad de fumar y de beberme un gin-tonic. Imposible. Llevo once días sin ingerir nicotina ni alcohol y así debo seguir.

A falta de estos elementos perjudiciales, me he comido un chicle ácido.

No puedo sacarme de la cabeza las palabras de Sor Elena.

Ella se ha descubierto igual que los pimientos que no eran verdes, sino rojos.

4 comentarios:

Not 13/8/12 21:07  

Vaya tela, causando estragos en el convento.

Mejor despejar las vocaciones cuanto antes.

No sé si reirme o pensar que era lupus.

nieves 13/8/12 23:58  

Lo sabía, lo sabía...pero no me atrevía a decírtelo.
Saludos
Nieves

LesÑadora 14/8/12 00:51  

O_o que bueno!

Pi 14/8/12 07:46  

has leído Malena es un nombre de tango de Almuden Grandes?

Hay también una Sor Helena que se escapa del convento y una niña, luego adolescente, luego adulta que se busca por todo lado y trata de entender su incomprensible entorno... y ahí comienza la historia.

Es muy lindo. Tus escritos también lo son.

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer