¿Dónde está el doctor Mierzwiak?

Han cerrado el bar donde solíamos
Cenar bocatas los viernes por la noche.
Nos hemos quedado como huérfanos
De pan y lomo con pimientos.

Sigo sin saber francés
Así que no puedo comprender
Ni un verso de las canciones que te gustaban.

Ya me pasó una vez
Y no quise pintarme las uñas
Para no destacar demasiado.
Era octubre,
Hacía calor,
Ni siquiera me quité las botas
Para llegar a lo más alto.

Un coche más un abrigo
Era igual a un refugio.
Un cedé prestado menos un mensaje de móvil
Era igual a un dolor en los ojos.

Los conflictos,
Las madrugadas de engaños,
Las nochebuenas en un local húmedo y vacío,
Mis pantalones cayendo
Y una boca.

Las bandas sonoras descartadas
Cuando me despertaba cada dos horas
Cada noche de cada día
De cada mes de ese año.

Y al fin,
Comprender que lo perdí todo
Por guardar silencio.

¿Quién eras?

3 comentarios:

Etcétera 19/12/10 15:46  

Carol...muy bueno el poema...no nos quitaremos nunca "las botas para llegar a lo más alto"...
Me alegra saber que el resto del mundo no olvida.
besos y a seguir.

Carmen 21/12/10 00:02  

joder.

me encanta, carol. me encanta una barbaridad.

Carol Blenk 23/12/10 15:08  

ETCÉTERA, gracias guapa! Lo de las botas es una metáfora de hacer el acto sexual en plan rápido, sin desvestirte, ¿lo decías por eso?

CARMEN, qué bien que te guste ;)

Un par de besos, muacks!

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer