Cada día hago 8,4 kilómetros en bicicleta, quiero convertirme en superheroína de cómic rubia y veloz



(Maldito el día en que alguien lanzó mi Autocross a la basura)

A veces acudo al Cash Converter de mi antiguo barrio a deshacerme de objetos inútiles que, ni me sirvieron en el pasado, ni me ayudarán en el futuro. Cojo número y me siento si hay sitio libre, claro. Suelo ver a un tipo que viste siempre igual: un traje azul marino roído y unos zapatos desgastados de color que debió de ser marrón en otra época. Siempre se deshace de joyas: un día es un reloj; otro, una pulsera; hoy, un anillo.

Jamás sonríe y apenas habla, se muestra inquieto como si alguien lo estuviera vigilando. Su prisa, me atrevería a afirmar, es crónica.

Del Cash Converter salgo con apenas diez euros y la sensación de que hoy en día es muy sencillo abandonar lo que ya no te importa. Lo vendes, lo regalas, lo tiras, o le das una patada.

Tan fácil que asusta.

6 comentarios:

Maine 23/11/10 21:20  

Dios mío, no me lo puedo creer... yo también tenía ese juguete de pequeña. Ya entonces me gustaba conducir :)

ss 23/11/10 21:29  

uff, espero que no con todo sea asi.

Mar del Rey Gómez-Morata 23/11/10 22:21  

¡Yo también lo tenía! La verdad es que después de algunas vueltas se convertía en un juego pelín aburrido.

Y voy de vez en cuando a un cash converters que hay al lado de casa, me enseñaron que tirar las cosas es una pena y siempre busco alguna utilidad para las cosas que no uso.
Pero no suelo conseguir venderlo, porque lo que me ofrecen siempre me parece poco o a ellos una mierda lo que yo ofrezco ¿quién sabe?

Paola Vaggio 23/11/10 23:58  

Jo, qué bueno!!! Yo también tenía un autocross, era el juguete de moda de nuestra generation, no? Me encantaba conducirlo y cambiar las marchas. Cómo me
entero de estas cosas tan importantes por tu blog???

Nefer 24/11/10 00:24  

Sí, a veces, paradojicamente, muy triste

Etcétera 24/11/10 10:26  

Totalmente de acuerdo contigo, Carol...últimamente estoy poniendo anuncios en páginas de segnda mano para desprenderme de materiales, de cosas que no son básicas para vivir y que incluso me estorban, pero lo que más me llama la atención y me deja un regusto de vacío en las tripas es la facilidad que tienen algunos para abandonar a personas que quieren o querían, vete tú a saber, personas de su entorno más cercano... qué haces entonces??... las vendes en Cash Converter??? las tiras????.... o le das una patada????...buena reflexión...
besitos y abrazos, de los que no se venden ni se compran...

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer