Siempre tendré devoción por P.C.



No viajo sola en avión desde el 2005 y ahora, cinco años después, buscaré de nuevo la puerta de embarque que me lleve al sur. La inercia hará que recuerde cuando en los aeropuertos se podía fumar y estaba permitido jugar una partida de billar mientras la mirada, siempre de reojo, verificaba la existencia de un posible retraso.

Sin maleta, con una mochila ligera a la espalda y sin tabaco. Con un billete sólo de ida. Después vendrá el autobús al centro de la ciudad y luego el autocar. Dos horas de viaje hasta llegar a un punto que dista unos quince minutos de la calle elegida.

Es lo que tiene el dedicarse a resolver casos, que te vuelves metódica y ordenada hasta la saciedad. Mapas, horarios y números de teléfono custodiados en un bolsillo secreto. Algo de comida y nada de líquidos. Ninguna lectura. Una foto para caer de nuevo en la pasión.

De pequeña anhelaba aventuras que me llevasen a vivir en hoteles todos los días del año. Pero creo que esto ya lo conté en otra ocasión.

Espero no tener miedo y volver.

3 comentarios:

Paola Vaggio 21/8/10 00:41  

Los mapas, los horarios, las provisiones... sin duda eres una persona muy organizada y que tiene claro lo que va a necesitar. De paso, salvas a los desastrillos que hay a tu alrededor y que lo hacen todo cabalgando. Beso...

nieves 25/8/10 00:15  

Caroline: Suerte detective!!!!!!
" El sur tambien existe......
Saludos

carambolista 25/8/10 00:27  

viajar sola tiene algo de romántico en sí... disfruta del viaje, y vuelve a donde eres feliz. :)

mi debilidad es el tango, y volver es uno de mis tangos con letra favoritos. si te gusta, te recomiendo a Astor Piazzolla, aunque supongo que ya lo conoces.

un abrazo
(ex-noviembre)

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer