14 de enero de 1990



Que veinte años no es nada...

Me topé con Gil de Biedma un domingo 14 de enero de 1990, en el suplemento de El País. Me impresionó el titular ("Ecribir fue un engaño") y un fragmento de "Pandémica y celeste". Jamás, jamás, jamás había leído un poema como aquél. Bello y terriblemente real. Qué iba a saber yo por aquel entonces lo que era la poesía de la experiencia. Pobre de mí, con quince años. Ansiaba la experiencia de otros viviendo en mi sangre.

Unos ocho años más tarde tuve la suerte de asistir a las clases de Carme Riera -ya en la Facultad- y de reencontrarme con el poeta. La mirada ya no era la misma, había pasado de adolescente a aprendiz de filóloga. La experiencia entonces era más pesada, más turbia. Ya la tenía, la experiencia.

Doce años después del segundo reencuentro. Tampoco soy tan mayor pero anoche, al ver el recorte del diario, pensé que veinte años eran demasiados. Ya no guardo recortes, ni fotos, ni rescato papelillos... ¿Hago bien? Suelo recordar una frase de esas "de carpeta" que decía algo así como: conservar algo que me ayude a recordar sería admitir que puedo olvidar. La idea sería ésa, supongo.

Total, que el post -una vez más- se me ha ido de las manos. Quería comentar que anoche vimos El cónsul de Sodoma y nos gustó.

............................

Y de postdata: que escuchar a las Shangri-las de vez en cuando siempre me hace reencontrarme conmigo misma, con mi mejor fondo.

8 comentarios:

Paola Vaggio 30/7/10 22:01  

Cuando tú recortabas artículos sobre Gil de biedma yo aún iba a quinto de EGB!!!?!?!?! qué mayor eras antes no???!! ;p

Paola Vaggio 30/7/10 22:01  

Cuando tú recortabas artículos sobre Gil de biedma yo aún iba a quinto de EGB!!!?!?!?! qué mayor eras antes no???!! ;p

nieves 31/7/10 13:05  

Oh caroline...yo tampoco guardo papelillos ya ni recortes pero rescato algunos entre páginas de libros de otros momentos. ¡ gloriosa decadencia la de Gil de Biedma !....se mueren los mejores.....claro; por eso se mueren: aquí ya no aguantan más.
....y el cónsul de sodoma pues bien bien, buena adaptación......
un saludo a ambas

La Penca 1/8/10 11:15  

Yo he oído opiniones diversas sobre Él cónsul de Sodoma...Pero ahora que leído tu post, creo que igual me animo a verla, a ver si todavíala encuentro en los cines...

Y qué suerte haber sido discípula de Carme Riera...

Un beso.

Carmen 1/8/10 13:17  

no tengo demasiados recuerdos de 1990 ,)

pero gil de biedma siempre tiene algo de estar aquí, muy aquí.

un beso, preciosa

V.S. 2/8/10 16:05  

Lo que más me gustó de la película fueron los fragmentos de sus textos que se iban intercalando, me pareció una buena forma de acercar a su poesía a quienes no le hayamos leído.

Y lo que me dejó paralizada fue una respuesta al principio de la película, en la fiesta le preguntan " Y ahora,¿qué?" y él responde " Ahora todo".

Francis Black 6/8/10 13:34  

Yo solo guardo una critica a un libro de Flavia Company , la guardo en el mismo libro, Melalcor. El resto lo tiro todo.

Carol Blenk 10/8/10 01:37  

PAOLA, ummm, ya sabes, me gustan las jovencitas, jajaja.
Ahora la diferencia de edad ya no es tanta ;)

NIEVES, sí, tal vez sea eso, que se mueren los mejores. No obstante, lo que más me apena es descubrir a los genios una vez muertos o cuando ya han dejado de crear. Es algo que me apena mucho.

LA PENCA, yo la saqué del videoclub, en el cine ya no la dan. Espero que la hayas visto y que te haya agradado. Lo de C. Riera, sí, sin duda una verdadera suerte. Es una gran profesora.

CARMEN, jajaja, madre mía, si es que yo sería algo así como tu hermana mayor, eh??? Es un genio, siempre vuelvo a él.

V.S., no recuerdo eso de "ahora todo" pero me parece una respuesta formidable. Los poemas están muy bien colocados en la peli, sobre todo recuerdo "Contra J. Gil de Biedma", es brutal esa secuencia.

FRANCIS BLACK, ya, es que tú tienes muy buen gusto ;)

Besos y más besos.

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer