En menos de cinco minutos voy a comer paella así que no me puedo dispersar demasiado



Ayer en el tren un niño con uniforme se sentó a mi lado. Tendría unos siete u ocho años y era el único de sus compañeros que no gritaba o se movía como una lagartija. Se sentó con la mochila colgada a la espalda y se dispuso a hacer deberes de matemáticas. Se trataba de sumas, restas y multiplicaciones, lo espiaba con el rabillo del ojo.

Yo llevaba gafas de sol y escuchaba canciones en modo aleatorio. El niño empuñaba el lápiz como quien empuña una espada. Se llamaba Guillem y no acertó ni una sola de las operaciones.

Me encantó ese crío.

7 comentarios:

Martina 5/6/10 13:13  

Hola Carol Blenck, te leo desde hace un tiempo. El post de hoy me ha hecho gracia. Esos niños, para mí, son los mejores. Me divierten.

Anónimo 5/6/10 16:22  

jeje, me lo imagino...

seguro que el también te espiaba a ti con el rabillo del ojo...quizás esperaba que le dijeras
ey Guillem esa suma no da ese resultado...

que grande es ser pequeño

un beso detective
mua!
elena

pd: paella! que bien!

a punto de 5/6/10 17:52  

jo, pobre, encima de portarse bien no le sale ni una suma, a pesar de tener la espada en sus manos...

aunque estoy con elena, seguro que el tambien te espiaba, esperando que le echaras un cable...

espero que la paella estuviera buena :)
besos!

Etcétera 6/6/10 17:46  

Qué niño más aplicado... seguro que llegará lejos, por lo menos fuerza de voluntad no le falta, eso ya es mucho.
gracias por tus post, detective.
Saludos
EVa

BluEmoOn 8/6/10 00:07  

Jjejeje, probre niño... Le hubieras echado una mano..., lo que cuenta es el esfuerzo... por lo menos trató..

Lindo tu blog..

Te sigo!

Carol Blenk 8/6/10 19:26  

MARTINA, gracias por estar ahí! Sí, ese tipo de niños son geniales, me gusta la gente que se equivoca y que no es perfecta en absoluto.

ELENA, uy, qué va, no creo que el niño me espiara a mí, estaba tan absorto en los cálculos... El mundo infantil es muy complejo, jaja, qué te voy a contar a ti, ¿verdad? ;)

A PUNTO DE, anda que no estaba concentrado el chaval pero qué mal que sumaba, jajaja, creo que no se acordaba de las que se "llevaba". La paella estaba genial, la hizo la Sra. Blenk (mi madre).

ETCÉTERA, gracias a ti por leerme :)
Me fijé en él porque era el único que no parecía salido de un manicomio, jaja.

BLUEMOON, me pareció muy bestia echarle un cable, creo que no hubiera sido ético ayudarle, ¿no? A lo hecho, pecho :)
Gracias por leerme!

Besos mil, muacks!!!

Sonja La Roja 10/6/10 14:23  

(yo, que soy en el fondo una cursi, siempre he querido tener un hijo que se llame Guillem, porque suena a Guillaume (Apollinaire), así en francés...)

curiosidades a parte...como me gusta como escribes y describes...

"Yo llevaba gafas de sol y escuchaba canciones en modo aleatorio. El niño empuñaba el lápiz como quien empuña una espada. Se llamaba Guillem y no acertó ni una sola de las operaciones."


y vosotras? empuñáis el lápiz muy bien, y la espada?

tengo todavía un sable de mi época esgrimista, espero algún día poder batirnos en duelo ...

besoss

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer