Dieciocho agendas



El año de las Olimpiadas en Barcelona, 1992. Yo, adolescente perdida. Con una muerte cercana todavía en los párpados. Descubriendo a los poetas simbolistas y a Kavafis. A los Pixies y las cervezas los viernes al mediodía. Con un medio novio, medio teddy boy, medio rocker.

................................

Han pasado dieciocho años. Ni uno solo de todos estos años he dejado de imaginar qué pasaría cuando volviéramos a encontrarnos. Las preguntas que haríamos, los gestos, el tono de voz, la ropa, las canas, los zapatos.

Dieciocho años es mucho tiempo. Una carrera universitaria. Hijos. Trabajos varios. Enfermedades. Más muertes. Desengaños. Hogares por estrenar. Amigos perdidos. Amigos recuperados. Confesiones. Mentiras. Dieciocho agendas. Amantes. Besos. Orgasmos. Demasiados hoteles.

................................

Y por fin hoy, martes 17 de marzo, a las 9:15 AM, la he encontrado, cuando menos la buscaba. Y todo lo planeado, lo imaginado, lo recitado, lo vomitado, lo entrenado... no ha servido de nada. Me he sentido pequeña y mal peinada. Así lo resumo.

................................

Cada día voy en bici una hora y media, cuarenta y cinco minutos por la mañana y cuarenta y cinco por la tarde. He descubierto que en bici se piensa muy bien, que el sol te da mejor en el rostro y que una misma pocas veces se traiciona a una misma.

Ha sido un día muy raro. Ahora no sé cómo sentirme ni cómo describir todo esto. Me siento tan torpe que me asusta.

7 comentarios:

nieves 18/3/10 15:56  

Hey carol...soy fans fans de tus post....como me gusta como sintetizas y expresas....magnifico el tema agendas.......
te saludo porque no te puedo dar un beso....
mil gracias....
nieves

Carmen 18/3/10 22:52  

pero... sentirse pequeña y mal peinada no es malo, no?

yo no uso agendas. pero a las detectives rubias les quedan muy bien, me parece.

abrazo, grande grande, bonita

Anónimo 19/3/10 11:04  

Te deseo que cumplas muchas mas ;)

jelly 19/3/10 11:14  

interesante muestra de sentimientos: sentirse pequeña y mal peinada... pero lo mejor, es que como a veces nos sentimos, no es exactamente cómo nos ven los demás, ¿no, gigante detective? Por cierto, no lo sabía, pero veo que tenemos una fecha en el recuerdo en común: tus párpados mantenían una muerte cercana y los míos, la veían en ese mismo instante.

txeri 20/3/10 16:55  

más que contar, es mejor estrenar agenda, no? ;)

Flavia Company 23/3/10 15:23  

Nada como encontrarse con lo que una siempre ha querido encontrarse. Para ver qué pasa. Incluso cuando no pase nada, o nada de lo previsto, o nada de lo esperado, o nada de nada. Los encuentros son peldaños: tarde o temprano hay que subirlos (bajarlos es poco recomendable... ay, a ver si me vy a poner cortazariana; cambio y corto).

Carol Blenk 23/3/10 23:12  

NIEVES, gracias a ti por estar al otro lado leyendo, de verdad.

CARMEN, guapa! yo es que soy muy de agendas, no sabría vivir sin ellas, en serio. Me parecen muy intrigantes...y muy útiles, claro.

ANÓNIMO, oh, es un deseo muy bello, gracias!

JELLY, pues sí, creo que nunca sabré cómo me vio ella, es más, creo que nunca volveremos a encontrarnos. No tendría sentido repetir el encuentro.

TXERI, bueno, ambas cosas son buenas, no? jaja.

FLAVIA, sí, esto debía pasar un día u otro, lo raro es que no haya pasado antes teniendo en cuenta lo cerca que nos encontramos, es tan curioso... Jajaja, te puedes poner cortazariana, eso es bueno ;)

Besos con copita de vino incluida, chin!

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer