Ni los malos son tan malos; ni los buenos, tan buenos




“Niños jugando a los fusilamientos”, de Agustí Centelles (1937)


Cada vez me da más pena vivir donde vivo. Con la negación, la ocultación y la mentira. Cada vez me pone más triste. Que la gente trague, que la gente de fuera se piense que aquí las cosas son diferentes, cuando aquí la realidad es otra.

Leo la noticia relacionada con los hijos del fotógrafo valenciano –valenciano, destaco, valenciano- y me siento sin aliento.

¿Por qué no pueden vender el legado a quien les de la gana? ¿Por qué les quieren obligar a que su obra se quede encerrada en Catalunya? ¿Por qué no tienen libertad? ¿Por qué han recibido amenazas? (ah, esto no ha salido en los diarios ni en televisión ni en ningún lado…). Que la obra genere pasta, que recaude, que sirva para sus propósitos… qué asco.

Qué putada hizo Dalí, ¿verdad? La lectura de su testamento fastidió mucho en Catalunya: dejaba como heredero universal de sus bienes (los muebles y los inmuebles) a España. Poco después de su muerte, se llegó a un pacto entre el Ministerio de Cultura y la Generalitat catalana que se ratificaría dos años más tarde. Según este pacto, el legado del pintor se repartiría entre el Museo Reina Sofía y la Fundación Gala-Dalí de Figueras, aunque la titularidad de todas las obras seguiría correspondiendo a España, que fue lo que decidió Dalí.

Qué curioso que en Barcelona no haya ni una sola calle dedicada a Salvador Dalí… Así de rencorosos son.

Mi sobrina no estudia en el colegio mapas de España ni de Europa. Le enseñan todas las comarcas catalanas –lo cual me parece perfecto- pero desconoce que más allá de estas tierras existen otras. Hoy me preguntaba dónde está Italia, qué forma tenía, cómo era.

Qué tierra tan triste y tan aislada la mía.

Centelles, uno de mis fotógrafos preferidos.

19 comentarios:

Carmen 1/12/09 00:52  

sigo prefiriendo las puertas abiertas a las cerradas. los nacionalismos a cualquier nivel me cuesta comprenderlos, cuando se limita como forma de auto-reafirmación. ¿en qué momento se dejó de hablar de libertades? no sé... es muy raro, y yo a veces me siento lejos de todo eso...
cada cual con su manera de entender las raíces. creo que hay maneras mucho más sanas.

qué fotos tan increíbles, no conocía a Centelles.

un besote, rubia

Ave 1/12/09 11:55  

Ay detective dectective...

No estoy muy de acuerdo con tu forma de encarar el post, porque una cosa son los nacionalismos exxcluyentes (tú te quejas del catalanista, que tiene lo suyo; yo me quejo del españolista, que tiene mucho más), y otra es tergiversar la vida de Centelles. Centelles, que de haber nacido en otro país sería hoy en día considerado un absoluto genio, nació en Valencia pero vivió desde pequeño en Cataluña y se le consideró siempre un fotógrafo catalán. Por lo tanto, insistir en que Centelles es "valenciano" es blaverismo puro y duro. La vinculación de Centelles con la Generalitat catalana durante la guerra civil está muy bien documentada. Más triste me parece a mí que la figura de Centelles sea ninguneada precisamente en la tierra que lo vio nacer por ese blaverismo paleto de quienes reniegan del tronco común. Sobre aprendizajes y no, tres cuartos de lo mismo: ¿qué crees que se enseña en las escuelas valencianas? Lo de Cataluña te parecería broma si tuvieras oportunidad de ver el nivel de tergiversación, manipulación y burricie que allí se fomenta.

Y todo lo anterior debe comprenderse en el contexto de la lucha por los fondos archivísticos y las cuestiones identitarias (e incluso sentimentales) que la acompañan. Cierto es que la Generalitat podía aplicarse el cuento y obligar a que se cumplieran las sentencias que dictan la devolución de los bienes culturales aragoneses a Aragón (por ejemplo), pero a mí no se me ha olvidado la foto de aquel abuelo opuesto al traslado de los "papeles de Salamanca" que ejercía su muy democrático derecho a la protesta con el siguiente cartel: "Zapatero al paredón".

Ave 1/12/09 11:59  

Amén de que lo que se les reprocha a los hijos de Centelles (que han defendido su decisión diciendo que "vivimos en una sociedad de libre mercado", tócate los pies Andrés) es que hayan vendido el archivo para que formen parte de unos fondos que tradicionalmente han sido considerados parte de la memoria histórica de los golpistas vencedores. Que la Generalitat está llena de inútiles ya lo sabíamos; que la obra fotográfica de un izquierdista catalanista tenga que terminar precisamente en Salamanca ya es la cuadratura del círculo y la risafelisa en un país que nunca ha sabido cuidar a sus genios.

Carol Blenk 1/12/09 16:19  

CARMEN, yo también sigo prefiriendo las puertas abiertas a las cerradas. Y es una pena que aquí cada vez las estemos cerrando más. Me avergüenzo de muchas cosas...

AVE, mira, yo soy una tipa bastante sencilla y lo que más me jode en esta vida es la imposición y que intenten obligarnos a algo (me da igual que venga de la derecha, de la izquierda o del centro). A mí me parece de puta madre que los hijos del fotógrafo le vendan la obra a quien les de la gana, y con más razón todavía si la Generalitat es una especie de Gestapo que quiere controlarlo todo.

Por si no lo sabes, los hijos han recibido amenazas varias ( y esto lo sé de buena tinta), no me parece demasiado democrático, la verdad.

Ya sé que vivió siempre en Catalunya pero que nació en Valencia es innegable. En cuanto a la situación de Valencia, la desconozco, sólo puedo hablarte de la de aquí y podría contar muchas cosas...

Anónimo 1/12/09 17:44  

Me parece genial,el post y las respuestas a los comentarios
un saludo
no me conoces y no tengo blog,soy
anónima

emilio 1/12/09 18:53  

yo también podría contar muchas cosas de catalunya que llevamos un montón de años haciendo de puta pena y escondiéndolas, ocultándolas, vendiendo un rollo que ni nos creemos ya...

y todo esto nos hace enfadar tanto porque hubo un momento hace muchos años donde vivir en barcelona era muy especial, pasear por sus calles era muy especial y la acogida que la ciudad tuvo a nuestros padres fué especial en su momento y casi una salvación, pero eso no ha de quitar para intentar mejorar las cosas, para hacerlas bien de verdad de una vez, un poco hartos ya de ver como se silencian opiniones críticas, como se hace una ciudad a medida de los turistas, como cada vez la cultura se cuida menos o solo se cuida la que interesa, como la nostrada burguesia catalana resulta que lleva aprovechandose de sus cargos hace tiempo en fin, mil cosas... sabes? españa no vende tantos rollos, madrid no vende tantos rollos, o esa sensación tengo yo

adeu carol, me excitas :)

Ave 1/12/09 21:02  

Por partes... ¡haya paz! :-)

En primer lugar, estamos de acuerdo en el fondo del asunto (incompetencia y perpetuación del victimismo por parte de las autoridades catalanas, injerencia y manipulación, etc.) Y naturalmente, sus hijos tienen todo el derecho del mundo a vender el legado fotográfico de su padre a quien consideren oportuno, lo cual no quita para que resulte bastante irónico que la obra de Centelles vaya a terminar, como digo, en el que históricamente ha sido el archivo de aquellos contra los que Centelles luchó toda su vida y por lo que estuvo interno en múltiples campos de concentración. Lo criticable aquí es la racanería y la falta de interés de las autoridades catalanas por un lado, y la apuesta por el "libremercado" de los hijos, como si un legado fotográfico antifascista fuera algo que simplemente tuviera que venderse al mejor postor.

Tampoco me gusta lo de insistir en el lugar de nacimiento de alguien para negar la obvia y real vinculación de Centelles con Cataluña. Como dice el refrán, "el buey es de donde pace", y Centelles vivió en Cataluña desde niño. Nacer en un sitio no te "hace" de ese sitio: nació en Valencia lo mismo que otros nacen en Barakaldo o en Ferrol, pero eso no te hace valenciano ni vasco ni gallego :-) Son los vínculos que desarrollamos con los lugares los que van formando nuestra identidad; de ahí que insistir en la valencianidad de Centelles como forma de "descatalanizarlo" me parezca un ataque injusto contra su figura. A él, creo, no le habría gustado.

Lo de las amenazas, evidentemente, me parece absolutamente patético y lamentable.

Y de Dalí mejor no opino ;-) Su connivencia y silencio lo dicen todo.

BESOS!!! Y alegría :-)

Carol Blenk 1/12/09 21:24  

ANÓNIMO, gracias por dejar tu comentario. Mis opiniones nunca coinciden con las de la gran mayoría por eso agradezco tu respuesta.

EMILIO, cuánta razón, amigo, eso de vender un rollo que nadie se cree... Esa historia de que somos súper guais, multiplurales o multiraciales o cómo demonios se diga... y después, un buen día, aparece en tu tienda una funcionaria para verificar que todos los rótulos estén en catalán. Y si no lo están, multa. Y si quieres, tú mismo puedes denunciar a tu vecino porque sus rótulos no están en catalán. Mira, no pongo el link directo a la hoja de denuncia porque estoy cansada, pero existe. ¿Esto es libertad? Esto es una mierda, quiero hablar en la lengua que me de la puta gana y quiero rotular mi comercio en la lengua que se me antoje. Y te aseguro que conozco el tema del que hablo... (y tú también, qué diablos, que vives aquí, jajaja)
En esta ciudad cada vez me siento más extranjera, Emilio. Tal vez lo que siento en Madrid es un espejismo, no lo sé, pero es algo muy intenso.

Me encanta que mi post te haya excitado :-)

AVE, querida Ave, por mi parte siempre ha habido paz, ya lo sabes :-)

Simplemente, no opinamos lo mismo, o no tenemos la misma visión de las cosas, no lo sé. Yo es que pienso muy raro, jajaja, y no suelo coincidir con el pensamiento general. Pero soy una buena tipa, ya lo sabes, ehh?? ;-)

Besos mil, muacks!

Jelly 1/12/09 23:43  

Cuánta razón tienes, Blenk, y cuánta hipocresía hay. En el momento que un día me senté con unas supuestas amigas que son capaces de hacer verdaderos esfuerzos para hablar en inglés con una persona de esa lengua, incluso hablándolo fatal, pero son incapaces de respetar que yo pertenezco a otra región, con mi propia cultura y que merece tanto respeto como esta, a partir de ese día mi venda calló. Hace poco además me dijeron muy amablemente en un puesto de trabajo que aunque podía perfectamente realizarlo, si no hablaba catalán, no podía ser. Es más, lo mejor fue cuando me dijeron que en realidad no tenía que hablarlo, pero mi sinceridad al decir que no lo hablaba ni veía la necesidad de hacerlo porque soy gallega, fue ese el punto determinante.

La verdad, creo en las culturas y en el respeto hacia ellas, pero no creo en "razas superiores o culturas superiores". Pero he descubierto a fuerza de quitarme la venda es que los que más hablan son los peores porque eso mismo que dicen que les sucede es lo que hacen ellos con los demás.

Ole, tus ovarios por decir las cosas tal cual.

Anónimo 2/12/09 09:11  

por no hablar del patetico tema de las traducciones simultaneas,que si pagaran de sus bolsillo esas "mamonadas"no las harian
soy catalana,pero da mucha pena todo

Anónimo 2/12/09 09:11  

perdon no salen los acentos!

Carol Blenk 2/12/09 13:01  

JELLY, uy, sí, eso es muy típico de gente intolerante, ya lo creo. ¿Sabes? Yo ya sé que hay ciertos temas que no los puedo tratar con ciertas personas así que paso y punto. Prefiero callarme y que cada cual piense lo que quiera. Mi blog es de "narraciones" pero a veces se me cuela alguna narración basada en hechos reales, jajaja, no lo puedo/quiero evitar, qué se le va a hacer!
Jajaja, ya verás como más de uno/a me deja de leer después del post...

ANÓNIMO, yo también soy catalana! Nací y he vivido aquí toda toda mi vida, por lo tanto, hablo sabiendo de lo que hablo. Además, tengo experiencia tanto en el ámbito de la educación como en el del sector comercio así que no me toquen las narices...

Uy, bonito tema me has recordado, el de los 1000 euros de la traducción, ¿verdad? Pero es que eso no lo conoce nadie que viva fuera de Catalunya (bueno, mi madre tampoco se enteró, es que le dan publicidad sólo a lo que les interesa). Fue una vergüenza, vaya derroche, ¿por qué no lo pagaron de su bolsillo los que lo propusieron? Para los que no sepan de qué va la historia:

Érase una vez una delegación de nicaragüenses que vinieron a Catalunya. El secretario de Cooperación de la Generalitat se negó a hablarles en castellano, quería seguir empleando el catalán a pesar de que los otros no lo entendían. Decidieron contratar a dos intérpretes simultáneos que cobraron 1000 euros por estar una hora traduciendo del catalán al castellano (y del castellano al catalán) para que los visitantes nicaragüenses entendieran sus palabras.

La noticia mejor explicada aquí, por ejemplo:

http://www.elperiodico.com/default.asp?idpublicacio_PK=46&idioma=CAS&idnoticia_PK=661228&idseccio_PK=1008

http://www.lavanguardia.es/politica/noticias/20091109/53821535177/el-parlament-contrata-a-traductores-al-castellano-para-atender-a-la-delegacion-de-nicaragua-generali.html


Besos mil, muacks!

Anónimo 2/12/09 15:24  

Hola,esto es lo ultimo que comento sobre este tema:
doctorado en medicina 2 puntos
nivel c de catalan 4 puntos
y nivel d de catalan 5 puntos
Esto pasa en Mallorca,es muy fuerte
un saludo,detective,no?

Carol Blenk 2/12/09 16:08  

ANÓNIMO, agradezco el dato. Nunca me he presentado a unas oposiciones (o similar) así que desconozco cómo están los baremos. Posiblemente, en Catalunya pase igual que en Mallorca. Que se valore más tener -que aporte más puntos, en definitiva- el nivel C de catalán que un doctorado en medicina me parece algo de risa.

Como anécdota personal, tengo una amiga que tiene un expediente y un currículum de medicina realmente brillante. Quería venirse a Barcelona pero, claro, no tiene el nivel c así que, o se lo saca, o se vuelve para su tierra. A eso lo llamo yo abrir puertas, sí señor.

Un saludo!

Carol Blenk 2/12/09 16:11  

Ah, deberían instaurar un nivel c para los que sólo hablan catalán y desean irse a trabajar fuera de Catalunya. Me iba a descojonar...

namaga 2/12/09 20:16  

Me gusta como has sintetizado el tema en un sólo título.

No sé si soy una mala-buena o una buena-mala :D quizás me gusta más como suena ser una buena-mala, bueno como dice N. me estoy dispersando :*

Jelly 4/12/09 18:10  

Tienes razón, pero a mí me supera la gente que va de progre tolerante, y resulta que son totalmente retrógrados con aquello que no es lo "suyo" o "su forma de pensar o vivir". Prefiero a los intolerantes que van de cara, por lo menos no van de lo que no son. No sé si es la edad jajaja pero cada vez soporto menos la gente hipócrita ainsss

Pues si te deja de leer gente, te diré que yo pienso que es mejor porque si es por este tema, ufff hasta te hacen un bien sin saberlo :)

Carol Blenk 4/12/09 19:49  

NAMAGA, sí! el título es lo mejor! ¿sabes qué? me lo enseñó mi madre :-)
Las madres saben tanto...

JELLY, coincido totalmente: prefiero intolerancia de cara que progresismo de estética, jajaja :-)

Muacks!

Jelly 6/12/09 13:01  

tu frase última es para un título ya no de un post tuyo, sino de una novela :) o libro temático, también

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer