Los casos creativos me resultan los más difíciles de resolver




(Qué dioses los Stones. He aquí una de mis preferidas)


Me llaman para resolver un caso. De tipología, creativo. Yo añadiría "marrón" o "mala jugada". Blenk, escriba una historia de diez minutos de duración con los siguientes condicionantes, bla, bla, bla.

Por supuesto, no me pagarán ni un duro (me niego a adecuar algunas frases de este tipo al euro; además, recuerdo desde aquí que siempre estuve en contra de esta moneda).

Y yo qué sé. Y yo qué sé. Y yo qué sé. Si ahora mismo me encerraría dentro de una baraja de cartas, en medio del caballero y de alguna copa.

El último día que fumé fue el 14 de septiembre. Después, tan sólo un pitillo. Tal vez deje de fumar para siempre, o tal vez no. Me ayuda a pensar y a mirarme un poco más las manos.

Y qué sé yo.

.................................

Paola me ha leído una frase de Ray Loriga que le ha recordado a lo que a veces escribo. Me he sentido tan feliz que podría haberme tragado veinte lámparas de pie de veinte comedores, de veinte pisos diferentes. Decía algo así como comencé a correr tanto que cuando pasaba cerca de un colegio los niños temblaban en sus asientos. Lo cito de memoria por lo que seguramente estoy errando en la exactitud. Pero eso ahora mismo es lo que menos me importa.

Editado minutos después: en Internet, si sabes buscar, está todo... he hallado la cita exacta de Loriga: Corría tan deprisa como podía, y podía correr realmente deprisa. Tanto que los niños temblaban en sus asientos cuando pasaba cerca de un colegio.

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer