Chimeneas y tu ropa al sol (ya te amaba, y no sabía ni que existías)




La ropa recién lavada y tendida. Cuando se pone a llover y tienes que guardar el tendedero (aka sisí) corriendo, a toda prisa.

Siempre me ha tranquilizado el olor a ropa limpia. Las sábanas blancas, la ropa interior conjuntada y desconjuntada cuando la tiendes, las toallas desnudas.

Y fuera sigue lloviendo. No sé de qué me quejo ya tengo lo que quiero...

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer