No leas el post porque es terrible y de mal gusto, tiempos mejores llegarán... tal vez

Otra vez el pánico. La llamada no llega y mi estrategia de olvidarme del tema no ha servido para nada. Después de estar siete años dando tumbos estoy algo harta de no poder echar raíces en tierra firme. Supongo que lo que escribo debe parecer inconexo y fuera de lugar. Total, son vacaciones, no queda nadie conectado y seguro que me leen cuatro gatos. Bienvenidos sean.

Intento no pensar pero en este lugar es imposible. Le doy vueltas a la cabeza y me finjo ante mí misma un papel que no me creo. La enrrollada y la simpática. Y una mierda. Cuando lo único que deseo es que no mire nadie y esconder la cabeza debajo de la cama.

Debe ser el síndrome pre-regla o algo de ese estilo. Demasiadas coincidencias. Y ahora sí me fumaría un pitillo pero en estas dos semanas de retiro me lo he prohibido. Y lo he soportado bien. Hasta ahora. El bajón. El mono. El delirio tremendo.

La maldita llamada no llega y estoy harta de esperar. Los positivos me dirían que hay que seguir adelante, plantar cara al asunto y comenzar de nuevo. Pero es que estoy bastante quemada y harta de tener que demostrar que sí, que lo que hago lo hago más o menos bien.

Total, que es una mierda de día. Y me arrepentiré un montón de haber escrito todo esto porque, al fin y al cabo, agradecida debo estar de que aún me lean. Y encima transmito este mal rollo.

O es que me siento mal porque me he comido la doble ración de helado que me han puesto para comer. Como los peces, que se lo comen todo, que si les pones demasiada comida los muy imbéciles se la comen toda y entonces se mueren del empacho.

Bien pensado, es una historia bien triste la de los peces. Pero a algunas personas les sucede lo mismo, que se lo tragan todo y al final explotan y estallan en mil pedazos.

Me resisto a tragármelo todo. Mi problema -uno de los muchos que podría citar aquí- es que me creo los presentimientos. Yo solita me los creo, y empiezo a sospechar que me los invento. Con su correspondiente nudo, planteamiento y desenlace. Se nota que escribo en directo y sin retocar, está claro.

Ayer estuve a punto de ir a misa pero al final no pudo ser. La blasfema rubia entrando en la iglesia hubiera sido demasiado fuerte. Si no deseo que me miren no debería hacer ese tipo de cosas.

............................

Me gustaría quedarme en casa llorando bajo el sol en la terraza. Sin saber porqué lloro o por quién. Sin saber si es por pena o por rabia. Porque no sé cómo cambiarme la piel, que la siento demasiado sucia y, lo peor, que ensucia a lo que la rodea. Yo ya me entiendo.

A lo mejor es que no me creo. A lo mejor es que no me creo. Si al menos fuera Carol en el mundo real, el de fuera, tendría algo más de valor.

Estupideces.

Sólo estupideces para llenar el tiempo vacío.

No estoy mal, la gente que está realmente mal no es tan imbécil ni malgasta el tiempo escribiendo.

La gente que realmente está mal escupe a la tierra y brotan balas.

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer