Qué pesaíta que estoy con Bob Marley, pero no lo puedo –ni deseo- evitar



Supongo que conocí a Bob Marley a raíz de su muerte, posiblemente todos los medios lo sacaron a la luz y yo, pequeña de seis años, me quedé con su cara. Busqué su música en mi casa, la puse una y otra vez y vi todos aquellos vídeos en la tele: qué guapo, qué delgadez más bella, qué pelo, cómo bailaba… Y aquella mítica camisetilla tejana ajustada que yo soñaba tener algún día, para ponérmela yo, claro. No, qué va, la niña no estaba colgada.

…………………………

Mientras conducías por la carretera de las curvas pensaba en todo lo que tenemos por delante. Algo parecido tal vez a una vida con curvas. Miraba la pulsera de cuero que te ha hecho mi madre y me gustaba verla en tu piel morena.

Nunca creí en ángeles ni cosas de ese estilo. Ahora sé que los que nos cuidan puede que sean Elvis y Bob. Sí, son ellos. Porque lo siento y sé que nos van a salvar de todo aquello de lo que no podamos salvarnos nostras solas, que no siempre somos tan fuertes ni tan gigantes.

…………………………

Estas cuatro tonterías van por ti, mi chica. Necesitaba decírtelo a modo de post data.

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer