Tú y yo -por fin lo sé definir- tenemos una historia cósmica



Y a pesar del paso (o peso) de los años, sigo teniendo las mismas dudas. Las mismas cuestiones sin responder. ¿Por qué Falete es una especie de Antony (el de Antony and the Johnsons), salvando las distancias musicales? ¿Es cierto aquel rumor de que Silke -la divina misteriosa de Tierra- se lió con Rosana? ¿Por qué los fabricantes hacen las fundas tan estrechas que luego es imposible meter dentro los objetos que las contienen? Fundas de paraguas, fundas de camas hinchables, etc. Las fundas sufren y amenazan con romperse.

..................

Esta tarde, mientras hacía limpieza general de la cocina, sonaba al azar:

Ya no como en el plato del perro,
por las noches vuelvo a tener sueño.

Tengo un podio en mi casa,
soy el primero cuando quiero.


(Aquí una curiosa versión que desconocía, de Nacho Vegas)

Y la canción me ha llevado a pensar en el drama que hemos de pasar una vez que concluye una relación. La pena, la agonía, el perder el sentido en el mundo, el desconfiar de todo y de todos, el creer que nunca podremos volver a viajar a capitales bonitas. Todo eso y mucho más.

Nadie se salva de ello. En algún momento pasamos por ese mal trago, da igual que seas más o menos fuerte, no se salva nadie.

Por suerte, al final, un día cualquiera -de los que no están marcados en el calendario- te levantas y te das cuenta de que la noche anterior ya no cenaste en el plato del perro.

Que como siempre dice mi madre, si las primeras penas duraran estaríamos muertos.

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer