Videojuegos, soledades, monólogos y lunes sin fumar



Viva el mal, viva el capital. Tal vez los niños de aquella época éramos más lunáticos. O más locos. O tal vez nos quedaba más por destruir, que ahora ya lo tienen casi todo destruído.

Me he pasado el día comiendo. Y pensando en si alguien pensará en mí. El eterno what if, supongo. Luego, me ha quedado rato para preguntarme de qué voy a morir -todo morimos de algo, no nos engañemos- y qué estaré haciendo a los cuarenta.

No he llegado a ninguna conclusión. Sigo esperando una llamada que me resuelva el futuro económico. Lo mismo es que mi camino no es el de la estabilidad, por mucho que me empeñe en creerlo.

También he buscado un buen simulador de coches para Mac; gratis, por supuesto. Pero al final no he sabido decidirme entre el VDrift y el Live For Speed. Me ha dado pereza aunque, conociéndome, me veo a las dos de la mañana bajándome el programa.

Y eso me ha llevado a recordar los tiempos en que jugaba con una copia pirata del Carmageddon: "un videojuego de coches creado en 1997 que destacó por el morbo y la violencia. El juego tenía como misión principal acabar la carrera o destrozar los coches de los contrarios, no obstante la matanza de peatones era un aliciente. En su época sufrió duras críticas que lo llevaron a los primeros puestos de ventas" (lo saco de la Wikipedia)

Sigo creyendo que los que parecemos más malos al final somos los más buenos. No lo digo por mí directamente, o sí, no sé.

La riqueza siempre es gratis.

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer