"No conozco a nadie que no esté loco"



Yo la invité, sí, la invité a una fiesta.
Ella decía esto es un funeral.
Muerta la rabia seguirá el problema,
curado el perro ya estaréis muy mal.


Una llamada de teléfono. Una conversación breve, algo de negocios, no interesa. Un señor que me pregunta si soy tal y si vivo en tal sitio. Yo que digo que sí y que le pregunto cómo lo sabe. Él que me dice que su mujer me conoce, que se llama tal. Y yo que le respondo que sí, que la conozco, que me alegro de saber de ella, que le dé saludos.

El pasado que vuelve como una ola remota a la arena cercana.

Lo cierto es que no me reconozco. Intento evitar a los conocidos de esa época. No es que me avergüence de ellos, ni de lo que hice o no hice. No se trata de eso. Más bien es una especie de pereza a tener que relatar mis últimos quince años de vida.

¿Cómo resumes quince años de vida?

A mí nunca se me dio bien resumir. Ya me lo decían los profesores: qué prolijos te quedan los textos, Carolina. Y yo lo intentaba corregir, pero no podía. Es como cuando te da mucho asco una comida determinada y te la tragas a la fuerza. Se te hace largo y doloroso el acto de comer. Pues lo mismo a mí con las narraciones.

No me veo capaz de resumir quince años de vida. Lo asumo

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer