Seis pensamientos nocturnos para aliviarme las cervicales y los labios de no poderla besar esta noche

En un excel me he puesto los gastos, los ingresos y el ahorro mensual. He ido más lejos y he añadido la fórmula para que me salga el total anual. Pero para eso tendré que esperar a que termine el año. Me ha quedado chulo, pero vamos, que no es que sea una fanática de los excel. No estoy tan enferma. Ni tan pobre.

........................................

Quería unas botas marrones pero no las encuentro. Es que, claro, mi petición es super restringida: no quiero botas de caña de buenorra, ni de aviadora, ni de pilingui, ni de siniestra. Botas de detective, simplemente eso.

........................................

Me he encontrado con uno de mis jefes en el bar de la facultad de letras -no procede explicar qué hacía yo allí- y me ha confesado que la cosa está difícil. Y si te lo dice tu jefe, ya te lo puedes creer. Mejor no pienso.

........................................

Pedí salir en un anuncio de un minuto de duración y ni me respondieron. El caso es que era para hacer un favor, ni siquiera pensaba cobrar. Odio a los que no responden. Supongo que no doy el tipo. Demasiado ruda. Demasiados pitis, tal vez.

........................................

Mañana no cogeré el autobús. Iré caminando hasta la estación, aunque tarde 40 minutos, me da igual. Paso de abuelas llevando a los críos al colegio y amas de casa agobiando.

........................................

Creo que es hermoso recordar que todo un país se quedó paralizado/extasiado la nochevieja de 1987 -aún puedo recordarlo, fue una locura- cuando se vio en televisión lo que se vio. Estas cosas ya no pasan, o todos estamos inmunizados. A la mañana siguiente, todo el mundo hablaba de aquello, ni política, ni economía mundial, ni guerra. Qué felices y qué limpios, mucho más que ahora.

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer