Ha sido como un eclipse, como la canción de C.R.

Qué triste. Qué triste. Pero qué día más triste.
Triste.
Triste.
Y más triste.
Qué arrastrada que he llegado a casa. Qué sucia. Qué manos tan limpias, sin embargo, pero qué ojos tan lejanos.
Como una pala que te entierra. Como un clavo que se vuelve en tu contra.

..............................

Que yo también lloro, que yo también me derrumbo. Maldita sea, y mil veces sea maldita, que los insultos los digo siempre en castellano porque me suenan más cerca del alma.

..............................

Tercera parte de nada. Tercera parte porque la primera y la segunda me parecieron una mierda. Y tengo ganas de partirle la cara a un par de personas. Y ganas de decir que estoy en contra del plan de Bolonia, porque es una porquería, porque puedo dar muchos motivos, porque con ese plan iremos al fracaso, porque sólo estarán contentos los profes vagos, porque...tantas cosas, que no es el momento ni el lugar.

No me queda ningún as en la manga, ni en las botas. Esta noche me siento más sola que los perrillos en las tiendas de animales cuando se apagan las luces.

Ni siquiera ha vuelto a llorar.

Todos tenemos derecho a sentir lástima de nuestras acciones. Hoy he visto una secuencia de El club de la lucha y casi me pongo a llorar. No diré cuál porque eso es sólo mío. Dejadme el derecho a ser egoísta, por favor.

..................................

Cuánto daño. Cuánta soledad. Cuántas pérdidas. Quiero falsificarme a mí misma y que desaparezca de una vez esa tipa que se llama Carol, que se fuma mi tabaco y que ensucia mis copas. Que desaparezca porque me da miedo, porque no la entiendo y me está disparando por la espalda.

..................................

Había una cuarta parte y yo no me di cuenta. No me di cuenta y me creí única. Arrogante y bien guapa. Engreída y perfecta. Había un prólogo y lo pasé por alto. Yo, que leía todas las notas a pie de página; yo, que acudía a los clásicos como quien se toma un café. Había una parte que todos conocían menos yo. Y así dejé de comprarme ropa, de beber vino blanco en las comidas del fin de semana. Dejaron de gustarme los pasteles.

.................................

Harta de salvar sin salvarme yo.

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer