Qué grande Dalí, qué grande siempre, qué ganas de tener una casa como la suya y volverse loco entre mil paredes



Que tengo demasiadas fotos en Flickr, así que me han enviado un email para que me deje la pasta y así poder ser una "pro". Lo bueno es raro que sea gratis. Pero lo bueno que es bueno de verdad de la buena se reconoce porque no te cuesta ni un duro. Sigo pensando en pesetas, sí, qué pasa, me quedé en esa época y soy incapaz de hacer una compra coherente en euros. La última compra me ha costado 1249 euros pero me siento tan feliz con ella que se me olvida.

El verano sin aire acondicionado es como la ensalada sin vinagre de módena. Ahora es como si nadie me leyera, ni siquiera ella. Por eso puedo decir que estos días me encuentro mal, porque me cansa trabajar, porque no dejo de toser y no me levanto con los pies sino con la mente. Eso no es muy recomendable. He dejado de fumar y no tomo vino en las cenas. Por eso también he dejado de ir a cenar. Qué importante es sentirse bien físicamente. Tópico de tópicos.

Ahora me estoy pasando las noches mirando por el balcón y sacando ideas para decorar la casa. La habitación del ordenador es tan azul como los porticones de Menorca y algunos de Cadaqués. La habitación del desnivel, aquella de la que hablé otro día, sí, que te dejabas un lápiz en la mesa y acababa rodando por el suelo.

Sigo mareándome cuando hay curvas en la carretera.

...........................................

Después de las curvas llegamos a la casa de Salvador Dalí y de Gala. Alucinante. Nos miramos en el espejo del vestidor de Gala. Vimos el oso disecado de la entrada. Paseamos por su jardín, adoramos al Cristo de los Escombros. Soñamos con bañarnos en su piscina surrealista, en medio del monigote de Michelín y los toreros de la fuente.

Al salir de allí, deseamos inmediatamente tener una casa como la de Dalí. Una locura. Pero a ver quién nos lo impide.

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer