Qué valientes los que secuestran revistas de poesía



Reproduzco aquí la nota redactada por nuestra editora, Nuria Rita Sebastián, del 29 enero...

Se ve que una revista gratuita y sin publicidad no entra dentro de un sistema de aduanas.

Hace unos días, hicimos un envío de revistas a Nicaragua. Para asegurarnos de que llegaba a la puerta de casa de la persona que las recibía, y porque nos corría un poquito de prisa porque queremos estar presentes en el Festival Internacional de Poesía de Granada, Nicaragua, que es uno de los eventos poéticos más importantes a nivel internacional, pagamos la tarifa más alta de Correos, en la que se incluía todo y llevaban la revista a la misma puerta.
Bien, pues ahora resulta que no. Que la revista ha sido retenida en la aduana y está sometida a un impuesto de unos 60/80 dólares por cada caja (enviamos 2) porque es considerada “impreso publicitario”.

Esto es el colmo. Enviamos una revista gratuita y sin publicidad, que se repartirá gratis en Nicaragua, en la que trabajamos gratis e incluso perdemos dinero (los envíos salen de nuestro bolsillo, nadie nos los subvenciona) y lo que nos encontramos es con un secuestro aduanero, del que sólo podemos salir pagando la tasa correspondiente.

Me han dado ganas de llorar.

De hecho he llorado sintiéndome impotente ante tal abuso. Si no pago, sólo tengo dos opciones: o que las revistas vuelvan a España (y no me devuelven el dinero pagado), o dejarlas “en abandono”. “Sería una manera muy poética de terminar para mis revistas”, le he dicho a la chica de Fedex en Nicaragua (la he tenido que llamar yo misma, porque por supuesto, Correos ya no se había ningún cargo).

He decidido que voy a pagar el rescate. Con esto, enviar dos cajas de Iguazús a Nicaragua, cada una de ellas con 70 ejemplares (10 kg), me saldrá por la bonita suma de 400 euros*. Vamos, casi el alquiler de mi piso. Que no gane dinero con la revista, vale. Que pierda mi tiempo con la revista, vale. Que a veces pierda hasta salud y tiempo de estar con la gente que quiero, vale. Porque el resultado y los comentarios de la gente cuando la ven, compensan todo. Pero que encima una aduana me la retenga y me obligue a pagar un impuesto estúpido, es demasiado.

A veces me pregunto si merece la pena.


En resumen, que Iguazú espera un rescate y por ese motivo se ha iniciado una campaña solidaria para rescatar la revista de su trágico fin. Sabiendo lo que significa esa revista para nuestra querida editora con carrito, vale la pena que divulguemos la noticia y que, en definitiva, intentemos sacar toda la pasta que podamos.

Os dejo algunos enlaces de interés...

Campaña Solidaria: dona 1 euro para "iguazú nº 20 Mercuriana"

Revista Iguazú

Revista Iguazú nº 20 Mercuriana (para descargar en pdf)

El blog de la editora con carrito

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer