Es bueno hablar y después beberse tres vasos de agua seguidos mientras te fumas un piti (y reírse de ciertos escritos, claro)



Qué bien he cenado esta noche, qué bien. Los malos suelen ser malos y los buenos, idiotas. Así que el reino de los cielos será de los malos, que no nos engañen con pecados y otras historias.

Hoy me he cabreado en el trabajo. Me han contratado de profesora para impartir una materia de un curso de Criminología avanzada. Un grupito, al fondo de clase, parecía que no tomaba demasiado en serio mis explicaciones. Poco a poco he ido bajando el tono de voz hasta que apenas se me distinguía el acento. Ha sido fulminante el efecto. Todos callados. Pero no me bastaba con eso así que me he dado el lujo de ser cínica, arrogante y explícita.

- ¿Queda claro o no?

Terminar un discurso cualquiera con un "¿queda claro o no?" te asegura el éxito aunque seas el patán más patán de los infiernos. Ni qué decir tiene que se han apartado de mi camino cuando he salido de clase.

En clase, como en la vida, hay momentos en que es justo -y todos nos lo merecemos, ostia- ajustarse los hombros al cuerpo, borrar la tarjeta sim del móvil y darle la vuelta a algunas cartas de la baraja. Y que alguien te abra los ojos y te diga cosas que tal vez tú sabes pero que habías olvidado a causa del exceso de subrayados.

Gracias.

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer