¿Y qué pasa si no tengo orientación?



Entrabas en la FNAC y de repente los cedés paraban sus tracklists para prestar atención al sonido de tus zapatos. Entrabas con las gafas de sol puestas y yo dudaba entre esconderme para alargar el momento o hacerte un puente con los ojos para elevarte aún más del suelo. Me mirabas y se me desaparecían las arrugas de las manos y de los libros. Es bueno que seas imponente. Es bueno que nos deseemos como el primer día. Con locura, con ganas, con los ojos cerrados, con los ojos abiertos. En secreto para que nadie sepa los trucos. Para que nadie sabotee el deseo.

(Pausa)

Veo mi vida en modo flash back. Mis escritos. Que era una torturada. Que no me fiaba de nadie. Que la gente buena sólo existe en algunas películas. Que me costaba aprender a beber manteniéndome en el punto justo de calma y serenidad.

(Fin de la pausa)

Aparecías en mi historia justo en el momento en que el mal ganaba la partida. A veces hay que ser muy mala para que no te pisen el terreno. Para no perder la partida. Para que no te roben el billete de tren y tengas que pedir dinero prestado para poder volver a casa antes de que oscurezca.

Me voy a prohibir la nostalgia gratuíta. Me voy a prohibir la entrada de fantasmas invisibles debajo de la cama. Me voy a prohibir los desvaríos mentales. Me voy a prohibir exigirme imposibles.

"No pierdes lo que das", hoy me quedo con esa frase.

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer