A veces me explico tan mal que ni mi sombra se queda a escucharme



Una foto y unas palabras.

Solitude what a lame excuse you forget
as the wind blows
Do not cry over
same old news do not tell what the skin knows
So you fade away like a summer day


Él me ha dado un mes para que resuelva el caso. Y yo sigo sin hallar pistas claras, limpias, enteras... Pistas a las que no les falte ningún adjetivo, ningún verbo regular. Pero no puedo con ello. Si fuera mejor detective lo conseguiría, y así también podría pasar facturas más elevadas.

Miércoles. Post en directo. Escribo porque no deseo volver a tropezar conmigo misma. Como la que se desayunaba los diamantes y luego se cabreó en el cielo de los cielos porque todas las niñatas pasean su rostro en miles de bolsos baratos. Qué pena.

He cambiado de canción. La de ahora es más secreta porque necesito tener algún secreto para jugar a mirarme la mano cerrada y soplármela y abrirla, y darme un susto, y no volver a beber más de la cuenta hasta al menos dos días, y no ponerme lentillas para no parecer más buena.

Tengo un mes, no toda la vida. Él se me pierde por bares y hospitales. Yo no lo encuentro ya como lo encontraba antes, afeitado y limpio. Sereno y sin temblar.

A mí también me tiemblan los párpados, Ewan. Seguimos siendo unos pequeños frágiles.

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer