“Y si fracasas, bien comprenderás: los buenos quedan, los demás se van”, como decía Julio



Un mal día lo tiene todo el mundo. Y yo no voy a ser menos. Resulta que una tipa con pamela me ha jodido un trabajo que vengo haciendo hace tres años. Me alimento de hipérboles, eso lo sabe cualquiera que se haya tomado ocho cervezas conmigo. Hay que ser muy hortera para llevar pamela, vale, ya estoy atacando el físico, algo que no debería hacer, pero es que no soy nada correcta, contra eso ya no lucho.

Me habría pasado el día vomitando: al ver los anuncios electorales, al leer ciertas noticias, al descubrirme lunares azules en los ojos… Y al saber que la tipa con pamela me ha jodido el trabajo. Que todo lo que levanté ahora lo barren como quien barre un pitillo abandonado. Venga hipérboles.

Segunda reparación del ordenador, 103 euros. Y encima me quedo sin trabajo. La tipa de la palmera, los anuncios electorales chabacanos hasta la saciedad, los cafés que te tomas con el estómago centrifugando como una lavadora gastada de tanto centrifugar. Me canso, me canso, me canso. Me canso de estar así. En modo desgaste. Siempre que dejo el ordenador para arreglar me entra la paranoia de que me leen los secretos…de que alguien se entretiene en cotillearme las fotos y los casos sin resolver. Pero bueno, que a veces parezco de pueblo, ¿acaso los médicos cuando te ven desnuda comentan lo gorda que estás o la peca tan extraña que tienes sobre el ojo derecho? Pues posiblemente no. No quiero pensar en ello.

Del día de hoy salvo el mail que me ha enviado ella dándome diez razones de peso para seguir adelante. Ya no soy una funambulista sin red. Alguien me sujeta para que no me caiga y sólo por eso ya debería dejar de escribir esta serie de estupideces que a veces se escapan del filtro que retiene los posts personales.

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer