Si tuviera blog, hablaría de columpios y de platillos volantes...



La detective me ha prestado este post para escribir de incógnito. Se nos ocurrió mientras escapábamos de los malos (como ella es más lista siempre se escapa). Nos colamos en una barbacoa y comimos chuletillas y salchichas y muchas cosas de esas "insanas" que están riquísimas. Nos tuvimos que ir corriendo cuando empezó a haber mucho humo y las alarmas de incendio estaban a punto de activarse (como todo el mundo sabe, las alarmas de incendio son grandes enemigas de las detectives en huida)

El caso es que entre carrera y carrera yo le conté una historia de columpios y ella me explicó esto de los blogs. Me dijo que para probar, por un día al menos, me prestaba un huequito aquí. Y ahora se me ocurre que podría hablar de mandarinas malvadas a las que sacar la lengua por la noche. O de mañanas en las que amanezco con el mar dibujado en la espalda. O de que estoy haciendo mi particular "inventario de lugares propicios al amor", que como dice el poeta, "son pocos" y en esta ciudad parece que menos, porque cada vez que nos besamos convocamos un aluvión de gente (algunos sonríen, otros nos miran con reprobación, y los más con envidia, yo creo). Podría hablar, tal vez, de ciertas manos descaradas y suaves, o de anuncios de tejanos.

Bueno, la verdad es que ahora mismo, no se me ocurre nada más. Mi estómago lleva un rato gruñendo y creo que me pide que termine este post y le dé galletas de chocolate. Ñam ñam.

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer