Nunca nos ayudaron los dioses



Esta tarde la he pasado en El Retiro. Hacía más frío que las otras tardes, era un placer poder arrebujarse en el abrigo de nuevo.

(Sigo rezando para que no nos pille tan rápido la primavera)

Me da mucha pena siempre que paso por delante de un guiñol en el que un muñeco solitario, con acento argentino, trata de congregar al público. Nunca se acerca nadie hasta allí. Suelo quedarme unos minutos para ver si viene alguien más. Nada. El muñeco repite constantemente va a comensar la funsión, aserquénse, asérquense...

En El Retiro hay muchos solos. El ángel caído es otro de ellos.

En la cara lleva
tres años perdidos
y el frío de las seis de la mañana.


Ahora, voy a ver si tengo la suerte de encontrarme con lo que quiero encontrarme.

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer