Ni en mil siglos de tortura lo contaría



Estoy escuchando una canción que es realmente brutal, suena una y otra vez, sin tregua, sin descanso... y es bien curioso porque al final la cantante parece quedarse sin voz porque, claro, tiene que cantar mil veces seguidas y eso casi nadie lo soporta.

Hay un spray para la garganta que lleva regaliz, menta, miel y mil ingredientes más. Me encanta quedarme afónica para poder echármelo.

Jamás contaría nada de lo que pasa en mi cama tatami. Ni en mil siglos de tortura lo contaría.

Ni siquiera contaría cuál es la canción que suena ahora mismo sobre este teclado.

No hay que compartirlo todo, no hay que mostrarlo todo. Corremos el riesgo de volvernos transparentes y normales.

El día en que las grietas se hagan insoportables, entonces nos cambiaremos de casa.

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer