Mi hermano fue a un concierto de Bob Marley y yo siempre le envidié por ello



Una mañana se despertó como si se le hubieran metido decenas de alfileres por los oídos. Abrió los ojos y lo vio todo en blanco. Y negro.

Había sucedido.

Ni era el mejor día ni el peor. Uno de tantos. Y ella, una de tantas.

De repente, notó cómo todo el talento y la inteligencia se le esfumaban, como el agua en la bañera sin tapón. Seguro que no era la única que recordaba el capítulo en el que Homer se saca el lápiz del cerebro. Pues a la inversa.

Se acabó.

Pero la belleza le seguía doliendo.

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer