Cuánta zorra suelta y qué pocas katanas



He llegado a casa medio mareada y con ganas de vomitar. La imagen no debía ser demasiado bonita, supongo. Al fin y al cabo estoy sola. Sin dar cuentas a nadie, sin sentir que te has hecho la raya de los ojos torcida. Eso no le molestará a nadie más que mi espejo. ¿Cuántos años debo llevar haciéndome la raya de los ojos torcida?

Las ojeras se me han alargado y creo haber contado unas seis canas más en mi pelo. Me planteo volverme a teñir de pelirroja. A ver si se me tiñe también la mala ostia.

Las rebajas han ido mal. No está nevando. Soy una mala alumna y peor estudiante. Necesitaba un tema de trabajo y sólo he conseguido gastar 38 euros en dos cómics. Eso sí, son los más bellos de los que han caído en mis manos.

Me pregunto porqué hay tantas zorras en el mundo. Y porqué se empeñan en joder todo lo que en principio parece transparente. Perdón, llamada de Elena:

- Ei, Carol, ¿qué haces?
- Un post en directo, ¿y tú?
- Emborracharme con lambrusco italiano.
- Joder, pues sí que estamos bien…
- Oye, ¿has dicho ya en el trabajo que te vas?
- Aún no.
- ¿Y a qué esperas?
- A un milagro, a una sorpresa, a un diluvio. A nadie.
- Desde luego, tía, que no hay quien te entienda cuando te pones críptica.
- Tampoco eso es lo que espero.
- Ah.
- Pásame a buscar.
- ¿Cuándo?
- Ahora.
- ¿Ahora?
- Sí, ahora mismo.

Cuelgo el teléfono y no sé si hago lo adecuado. Elena está muy sola, siempre sola. Tal vez sea una de las solas más guapas de la ciudad. Y eso aún hace su situación más terrible. Pero ella me entiende. Siempre me ha entendido, en los malos momentos y en los pocos buenos. Ella también habita en el lado oscuro.

Sigo preguntándome qué hacen todas esas zorras ensuciándome la sombra. Y ya sé que no parece respetuoso, ya sé que debería llamarlas de otro modo pero es que no hay otro adjetivo posible.

Me dan tanto asco como imaginar a los Pixies haciendo reggaeton.

Qué cansada estoy de mí misma y de mis actos reflejos.

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer