Una rusa es una rusa



Esta mañana he estado con la finlandesa que sabe ver cuándo dos personas se han enrollado -sólo con mirarlas, sin conocerlas- en el parque del Retiro. Nos hemos dado una vuelta por los alrededores del palacio de cristal y hemos pasado las horas fumando y hablando.

A pesar del frío, me ha confesado que echa de menos su tierra nórdica. Yo le he confesado otras cosas. De fachadas, miedos y libros forrados de azul porque el amarillo se ha terminado.

La finlandesa no se gusta a sí misma. Bueno, my dear, eso nos pasa a muchos. Me ha dicho que mañana se va a operar de la vista para ver si algún cirujano intrépido es capaz de quitarle su original sentido.

Hemos terminado la mañana medio borrachas, medio llorantes, corriendo por una calle de nombre medio esquimal, medio castiza.

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer