Son los buenos los que nos persiguen, que los malos nos ignoran

Mi lince bebé está a salvo.

Al final, cambiamos de estrategia. A Paola Vaggio se le ocurrió una gran idea: llevarse al lince bebé en su avioneta a un lugar seguro. Sólo ella conoce el lugar exacto donde lo hemos escondido, es la única forma de que nadie nos descubra.

El viaje duró un par de horas y la aviadora le contó a mi lince bebé una de las historias más encantadoras (de encantamiento) que he oído nunca. Pude oír la narración gracias a la radio que ella tiene instalada en la cabina del piloto. Al menos me consuela saber que alguien de confianza lo llevó lejos.

Cuando la aviadora regresó a casa, yo me había fumado dos cajetillas de tabaco rubio y había vaciado casi una botella de vodka. Paola me entregó esta foto:



- Carol, sus ojos me dijeron que siempre te recordará. Y que algún día, cuando todos se hayan olvidado del asunto, le gustaría que le fueras a buscar. Esta foto es de él con su madre. Me pidió que te la entregara para que se la guardes.

Sonreí. Me metí en la cama y me quedé dormida con la ropa puesta.

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer