Qué buenos eran los Stones…



Mientras escribo este post hay unos tipos que se juegan el tipo subidos a unas escaleras para quitar los pósters de todos esos memos.

Me apena ver cómo se comportan algunas personas. Me decepciona. Me pone, incluso, algo triste. Suerte tengo que me salva este cinismo y esta mala leche con las que nací.

Hace años voté a un partido radical, muy radical… de extrema, bueno, de extremísima izquierda. Y no me arrepiento, claro que no. Porque creía en ello firmemente. Y tenía que ser consecuente con mis ideas. Jamás encontré a nadie que me censurara por ello, nunca oí ningún tipo de comentario insultante o despectivo al respecto.

Pasó el tiempo y dejé de votar por…motivos que no vienen al caso y que no interesan a nadie. No me convencía ningún partido. Lo cual también es respetable.

Me niego a ser despectiva con las personas que no comparten mi ideología. No pienso caer en ese juego.

Porque sé que lo que les jode realmente es saber que no somos como ellos, que no pensamos igual. Les fastidia no poder etiquetarnos, no poder acusarnos de nada. Porque somos respetuosos, porque nos negamos a ser intolerantes. No somos un número más de sus estadísticas.

Que cada cual vote a quien le de la puta gana, ¿ha quedado claro?

Yo lo que sí tengo claro es que sólo a una tipa con clase le puede gustar esta canción de los Stones. Y ella tiene más clase que nadie.

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer