Post en directo (IV)



Demasiado tiempo sin ser yo. Eso no podía ser bueno. Algo que se estaba gestando desde hacía muchos meses… tal vez incluso un año. Releo algunos mails que envié el verano pasado, el del 2005, y lo que está escrito, está escrito y ya está. Cuántas cosas fui diciendo por ahí. Ya estaba perdida. Y el caso es que me lo decían, pero una no se ve hasta que el espejo no se le rompe en las narices.

Hace días que me analizo. Las cosas que hice o más bien las que dejé de hacer. Hay reacciones demasiado brutales como para ser tenidas en cuenta. Nunca he ido al psicólogo. Tampoco al psiquiatra. Creo que dejé de emborracharme el día en que alguien me correspondió. Quizás hubiera terminado siendo una alcohólica poco anónima.

Una de las noticias más terribles de mi historia me pilló con unos grados de más en las pupilas y en la lengua.

Aquella noche habría sido capaz de cargarme al tipo chungo que iba a entrar en el cajero antes de que le hiciera algo a ella.

El otro día un compañero de trabajo me advirtió de que tuviera cuidado con la manera en que conducía mi vida laboral. Apenas nos conocemos, pero me dijo que él había tenido un ataque de ansiedad bastante imponente. Ten cuidado, Carol, que yo desde entonces me estoy medicando, me dijo.

Necesito encontrar un tema de trabajo para hacer una investigación. Volver a estudiar no significa sólo tomar apuntes y aprovechar para fumarte un pitillo en el césped de otras épocas. Necesito un tema, un algo, un qué, lo que sea para escribir y dispersarme.

Mis compañeros ya tienen todos un tema. Sí, es como para deprimirse. El otro día me tuve que inventar una mierda de tema para no desentonar. Me daba vergüenza decir no tengo tema, señor profesor, catedrático de la ostia, que yo le respeto mucho, claro que sí, pero respéteme a mi también, por favor, que no tengo la cabeza para pensar ni para expresarme con claridad. No tengo tema.

Sigo pensando. Hoy me he pasado el día trabajando en tareas que tenía atrasadas. Luego me he dispersado y me he puesto a buscar vídeos de Rasca y Pica (como el de más arriba). Ya sabes, adictísima a los Simpsons. De toda la vida. Qué buenos son estos dibujos. Ahora que lo pienso, hoy ha habido elecciones y no he ido a votar.

Es bueno marcarse metas, no límites. Ya, la típica frasecilla que queda genial decir y, cómo no, escribir. Qué bueno era Carlos Cano, oye. Qué bien cantaba el tipo. Y toda mi sangre se puso de pie. A ver quién escribe algo mejor que eso. Lo que a mí me está pasando no es mentira ni verdad. No sé, no sé, no sé. Y si esto no me sale bien, y si no supero la prueba. Y si no encuentro un tema. Y si no sé sacar tiempo y me caigo a mitad del camino…

Mejor no volver a tropezar con una misma que para eso ya tenemos la peli. Y Tiffany.

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer