Me cansa la gente que no tiene dudas



(Hace tres días que he conseguido el lince ibérico bebé)

Mi madre se ha quedado con el lince bebé mientras yo estaba trabajando. No me fío de dejarlo en otras manos, no vaya a ser que me denuncien o que me lo revendan por ahí. Cuando he vuelto a casa estaba aún durmiendo en su cunita de lince, me he acercado con cuidado para ver si respiraba. Estaba todo en orden pero de repente se ha puesto a toser y se ha despertado con su propia tos. Entonces lo he tapado para que siguiera durmiendo pero, al verme allí, se ha puesto a llorar. Y estaba realmente afligido, sollozaba, temblaba entero. Así que lo he sacado de la cuna y me lo he llevado en brazos. A tomar por saco la siesta, he pensado, ya dormirá esta noche.

Lo he puesto en el sofá y nos hemos mirado. Aún estaba llorando y temblando. Me estaba diciendo muchas cosas mentalmente, lo he sentido. Qué pequeño se veía, qué desconsolado. Qué fuera del mundo.

Le he hablado, lo he consolado como he podido y le he acariciado el pelo. Poco a poco se ha ido calmando y ha dejado de llorar. Pero yo sé que seguía sintiendo miedo. Ese miedo primitivo y doloroso. Justo como el que yo siento a veces cuando pienso que soy más vulnerable de lo que desearía, por ejemplo.

Nos hemos quedado prácticamente toda la tarde así, acurrucados en el sofá, mirándonos y sin movernos. Hasta que ya no había luz.

(La canción de los Stones es su preferida, siempre se duerme con ella)

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer