Post en directo (IV)



Dejé sólo un trocito dentro de su bota, para que le duela si se va con otra

(Dedicado a todas las tipas que me destrozaron el alma alguna vez, en algún momento, ya sin rencor, sin dolor, y sabiendo que al final, por suerte, todo se supera)

Tengo mucho trabajo atrasado. Mucho es mucho. Es muchísimo. Pensaba quedarme hasta las dos de la mañana más o menos. Son las doce y media y no he hecho nada.

- Carol, buenas noches.
- ¿Ya estás en la cama?
- Sí, estoy cansadísima.
- Yo me quedaré trabajando, tengo que adelantar faena...
- Véte a dormir, anda.
- Que no, que no, que luego me siento culpable y es peor.
- Pero necesitas descansar... y mañana tienes que estar fresca...

Ups, mañana. Lo olvidaba. Mi primera clase.

- Ummm... es verdad, lo mismo me pongo a escribir alguna cosilla y me voy a dormir.
- Vale, pero no te acuestes tarde... y no hagas la sola.
- Prometido.

Y aquí estoy. Oyendo el ruido del camión de la basura y del ventilador del pc. Sabiendo que mientras ella duerme yo me quedo cerrando la noche. Me gusta tanto esa expresión... La imagino acurrucada en la cama, pensando en sus cosillas, que para mí son las más importantes del mundo. La imagino pequeña y tengo que hacer un esfuerzo para no ir a verla y despertar a todos sus vecinos haciendo saltar la vespa a su balcón. Estoy nerviosa porque mañana voy de nuevo a clase. Tengo ganas de estudiar otra vez aunque ahora será muy diferente, claro. Mi aliciente ya no será impresionar a ninguna tipa guapa ni hacerme amiguita de nadie sino sacarme el curso como sea. Las vueltas que da la vida. Hace quince años que no volvía por allí y justo ahora...

Pues resulta que me he emocionado como una tonta porque volveré a aquellas aulas y a ver de nuevo a los profesores de aquella época. Como si todo fuera igual y no hubiera pasado nada en medio.

El año que repetí latín coincidí con una chica que solía vestir de negro. Por entonces no existían los indies sino los alternativos -cuestión de términos, supongo- y ella era muy alternativa. Tenía mucho estilo. Me pasé un semestre asistiendo a latín sólo por verla. No me hablaba, por supuesto, pero verla allí ya era un espectáculo. Era muy guapa, salía en algunos anuncios incluso: de pasta, de sopa, de seguros... de todo un poco. Me pregunto qué debe hacer ahora.

Cuántos recuerdos... lástima que en el bar de la facultad ya no se puede fumar y eso le quita siempre encanto a los reencuentros.

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer