La del amor, la de la muerte, la de la vida.

superventas

Secuencia 1:

Último aviso para los pasajeros del vuelo tal destino Madrid. Eh? Pero si aún nos quedaba un rato, no? Tuvimos que correr hasta la puerta de embarque y coger el avión por los pelos. Recuerdo cuando aún se podía fumar en la cola… ummm… y le dabas la tarjeta a la azafata soltando una última calada. No te pedían el DNI.

Elipsis de varias horas…

Secuencia 2:

Nos fumamos medio pitillo en la puerta de la Fnac. Son las 18:45 así que subimos las escaleras quince minutos antes de que de comienzo el evento. Mucha niña mona, y además de verdad. Miro a la gente, intento ver quién lleva la chapa y quién no. Yo la llevo. Tú la llevas. La rubia la lleva. Y esa tipa también.

Secuencia 3:

Descubro a las conocidas, nos alegramos, nos besamos, nos saludamos como de toda la vida, oye. Aparecen blogueras desconocidas: ostia Carol Blenk; joder, ¿y tú eres tal?; ah, vale, tú comentas en el blog de tal… Conozco a un montón de chicas a las que leía, también a otras a las que no leía… en fin, un lío teniendo en cuenta lo despistada que soy para los nombres. Total, que me siento feliz porque son tipas estupendas y en seguida hay buen rollo. A pesar de que la parte asocial me tira tanto…
(Nota: no, yo no llevaba converse azules, y tampoco rojas…)

Secuencia 4:

Mucho se ha escrito ya sobre la presentación así que no voy a repetir ideas que ya están por ahí. Algunos apuntes:

- Mi inglés es básico así que pasé buenos ratos dispersándome porque ni puta idea de lo que decía Maureen Dowd. Por cierto, qué arreglada iba la intérprete, porelamordedios.

- Me pasa un poco como a la editora espacial, que paso del tema reivindicativo y político en este asunto (venga, aquí ya me podéis machacar). Es un blog de historias y cada una de nosotras tiene su manera de filtrar/plasmar la vida. Habrá quien lo haga desde la óptica política, o reivindicativa… y habrá quién use el blog como ayuda para el exceso de ficción (ése es mi caso). Todas las opciones son válidas pero no me gustaría que el libro sea puro politiqueo o rollo reinvindicativo. El tema amoroso importa así que no se ponga la gente en plan interesante porque al fin y al cabo a todos nos tira ese tema. Venga ya, que ya nos conocemos todos… que nadie se haga el valiente. Todo el mundo cae. Tarde o temprano.

- La Etxebarría. Bueno, sólo por haber escrito Beatriz y los cuerpos celestes ya le estoy agradecida (venga, machacadme más, porque esta novela no le gusta a nadie, verdad?) Lo cierto es que puedes estar más o menos de acuerdo con lo que dijo en la mesa pero… oye, que gracias a ella estuvimos allí y eso ya es para agradecer. La tipa nos hizo el favor y se ha currado mucho la historia de la promoción así que merece nuestro respeto y un “gracias”. Ah, y me regaló un par de sus libros. Y eso también cuenta.

- La editora con carrito. Esta chica llegará. Iba a escribir “llegará lejos” pero no creo que sea lo que ella quiere, eso de triunfar en la vida y escalar y escalar. No. Nuria llegará donde quiera llegar. Y yo espero que lo haga bien acompañada. Como lo está ahora. Al caso, que me pongo pastelosa y me disperso. La editora respondió de una manera alucinante. No esperábamos otra cosa, la verdad. Cada vez que abría la boca yo miraba al público. Increíble. La gente sonreía, se notaba que ella los había interesado con su discurso, con las historias de su familia, del libro, de Soria… Qué grande.

- Las chapas. Y yo que le dije a no sé quién: ya verás, ni dios se acercará a coger chapas. Madre mía! Pero si toda la gente se fue para la mesa! Yo creo que hasta los que fueron para ver a la Dowd.

Secuencia 5:

Cena en un sitio italiano muy guapo pero con un calor de la ostia. Dio igual, la verdad. Si hay vinito blanco y charla no importa. Propuestas, algunos proyectos, confidencias, miradas, dedicatorias en nuestro propio libro, preguntas, respuestas, reconocimientos, secretillos, sorpresas…

Secuencia 6:

Mi chica y yo bajando por la Gran Vía. Madrid ya es nuestra ciudad. Ahora lo sé.

Epílogo:

Y los buenos momentos que me he llevado…

- Conocer a gente de la blogosfera a la que sigo hace tiempo. Comprobar que nadie va de artista genial y que somos todas más humanas de lo que a veces la gente se imagina.

- Coincidir por segunda vez con la chica de Toledo y prometerle un viaje a su tierra. Comprobar que es una tipa estupenda y que con sólo verla se sabe.

- Toparme con una chica de Huelva que salió de no sé dónde y que me dejó encantada. Pero de verdad. Que las cosas hay que decirlas tal y como salen del estómago, claro que sí. Nos quedó pendiente un café, un vodka o lo que sea.

- Muchas blogueras a las que no leo y ahora he descubierto (soy detective, que nadie lo olvide)

- Los pitillos en la puerta del restaurante. Entrañable. Inolvidable. Sobre todo cuando algunas salimos a fumar con la copa de vino en la mano. Botellón con glamour, claro que sí.

- La comida del día siguiente en un restaurante precioso donde se comía genial y donde hablamos de tantas cosas… Aún queda gente interesante por el mundo.

- Los bocatas de calamares en la Plaza Mayor.

- La lluvia en Malasaña y el dependiente cómplice.

PD: Sé que me olvido de cosas pero no me lo tengáis en cuenta, vale? fue todo muy intenso y se me hace difícil dejar tantas pistas...

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer