Qué bien fumas…






Te curé el resfriado con vino blanco y una cena improvisada. Te olvidaste de tomar el jarabe y yo me olvidé de que era detective. Tu tos se fue volando por debajo de la puerta mientras el humo iba llenando las copas, los labios y las manos.

Te curé el resfriado con mis trucos y tú me sorprendiste con tus historias lejanas. Me importa más saber qué has desayunado hoy que si una noche de enero te besaste con una pelirroja irlandesa. Para mí es más urgente saber qué zapatos has elegido para ir al trabajo que saber cómo fue tu último beso con ella.

Dudo entre verte fumar o quedarme sentada, sola, a esperar el sol de medianoche. Nunca me gustó elegir pero ahora voy a hacerlo. Me quedo contigo. Así que nos vamos a comprar un par de cascos de astronauta, que hay muchos planetas que pisar.

Mañana salimos de Houston y me voy contigo a... véte a saber dónde.

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer