Me permito el lujo de observar



Seis años después reapareces y hablando sola
resumes tu noria de vida en un solo café
y, curado al fin, me permito el lujo de observar
tu pelo raro y creo que ahora fumas demasiado
y hablas como si te hubieran preguntado
de quién te vengabas todo el tiempo que yo estuve a tu lado...

Y aún no sé a qué diablos viene ahora tu llamada
tiembla tu cuchara y eso nunca queda bien
di, di la verdad, llevas tiempo sin romper muñecos,
pasados unos meses alguien me ajustó de nuevo
y queda un poco lejos cuando me incendiaste ya

Soplaron las cenizas, volaron las cenizas...


La canción lo dice todo. Debería dejar el post en blanco porque son casi las dos de la mañana. Y no consigo dormir. Cuando llega el momento en que te permites el lujo de observar, desde la distancia, compartiendo tiempo y espacio, entonces desaparece todo ese abismo en la garganta. Enciendes un cigarrillo más y le preguntas por su trabajo.

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer