De intertextualidades, incógnitas y abandonos de trabajo



Esta semana he visto mi rostro tres veces. La primera fue en las rebajas, en el Corte Inglés, para ser más concreta. En forma de cuadro con marco. Allí estaba yo. Me quedé mirando por si alguien pillaba la pista. Fracaso.

La segunda vez fue en la calle, en el escaparate de una tienda de ropa interior. Mi cara en la parte superior de un pijama feísimo. Estuve algunos minutos delante del escaparate. Pero nadie se detuvo a mi lado. Derrota.

Y la tercera vez ha sido en el tren. Me siento y la señora del asiento de enfrente sostiene una bolsa, desgastadísima, con mi imagen. Me la quedo mirando fíjamente, paso prácticamente todo el trayecto con los ojos clavados pero... nadie repara en ello. La señora se baja del tren y yo me bajo de mí misma. Pérdida.

¿Es que no hay nadie, absolutamente nadie, que recoja pistas?

Joder, qué solos se sienten los solos...

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer