Lost and found



Me he sentado en la barra de un bar cualquiera a tomar un café. Un ratito antes de ir a trabajar. Hacía mucho tiempo que no me evadía a esa hora. No había demasiada gente, era un sitio acogedor. Me he encendido un pitillo y me entretenido mirando las botellas de licor. He contado los que había probado y los que no. Muchos sabores nuevos, por lo que he podido ver.

He recordado un fragmento de conversación, con una amiga, hace un par de noches:

- Cuando tenga ochenta años pensaré que he pasado cincuenta años con él.
- ¿Y?
- Pues que no sé si eso es bueno. ¿Y lo que me pierdo?
- ¿Qué quieres decir? Se supone que le quieres y que estás de-pu-ta-ma-dre viviendo a su lado...
- Ya, pero... ¿y el resto de historias que me pierdo?
- Bueno, siempre le puedes ser infiel...
- No se trata de eso, Carol.

Me he pedido un segundo café. Necesitaba alargar ese momento "tan mental", para que no se me escapara. Necesidad de estar a solas con mi cerebro, supongo. El caso es que la reflexión de mi amiga me ha dado que pensar. ¿Qué pasa con las historias no vividas? ¿Qué sucede con todas aquellas personas que dejamos pasar? ¿Dónde se quedan todas las noches sin dormir no vividas, o simplemente las no pasadas al lado de una única persona? Me ha salido de la garganta una especie de ubi sunt versión actual.

Al salir del bar estaba lloviendo. He pensado que era un día precioso. He recordado una lista de cosas: a Lou Reed, unas botas preciosas que he visto hace días, dos CD que debo conseguir ya, un par de mails a medio redactar, una camiseta carísima que acabaré comprando y, como si fuera una pregunta de concurso: ¿Uno de los momentos más emotivos de su vida, Blenk? La primera vez que fui a la ópera... una maravillosa representación de Carmen, de Bizet.

8 comentarios:

Guasteví 13/10/05 22:46  

Carol Blenk, sentada, fumando y pensando. La conversación es buena. Y el resto de historias? Puede pasar que alguien te llene de tal manera que no tengas ganas de más, o puede que diferentes personas de te llenen de diferentes maneras (con o sin infidelidad), o puede que nadie te llene... esta opción menos posible, espero.

Lou Reed, camisetas, Cd, si vas a sentirte mejor, hazlo, cómpralo, escuchalo. No nos privemos de nada, no vale la pena.

rayhodges 13/10/05 23:39  

Me gustas cuando Callas,
porque estás como María.

lulamy 13/10/05 23:54  

Santos que yo te pinte, niña...
¿Cuánto vale una vida como para pensar en lo que se puede perder?

Si quien está a tu lado lo merece, no vale la pena preguntarse por lo no vivido, porque dejas de disfrutar de lo que realmente merece la pena; lo que estás viviendo.

Hoy estoy de dificil comprensión. No me entiendo ni yo.
Besazo, nena

beita 14/10/05 00:07  

Llevo días compulsivos con la Callas, más que nunca, pero se ha metido una canción en la cabeza desde que leí el post: ¿Adónde van? de Silvio Rodríguez

Estoy con guasteví, no vale la pena.

Carol Blenk 14/10/05 01:04  

Guasteví, tantas combinaciones como gente en el mundo. O tal vez más más combinaciones que gente. Pero los CD caen fijo antes de que termine la semana.

Ray, supongo que María, nombre propio y no común, verdad? :)

Lulamy, has dado en el punto exacto (una vez más, no sé cómo lo haces). "Santos que yo te pinte" es mi BSO al cien por cien. Y no te digo más.

Beita, la Callas es mucha Callas. A mí también me está acompañando mucho, sobretodo en estas horas tan tontas de me voy a dormir o me quedo.

Besazos

Lucy 14/10/05 10:54  

a veces pienso que las historias no vividas son precisamente las mejores, pq conservan el encanto de la chispa, de la duda.. podemos guardarlas en el recuerdo e imaginarnos cómo podría haber sido..
(a veces)
:*

Carol Blenk 14/10/05 13:39  

Lucy, ¿a veces? uf, uf, yo prefiero no imaginarlo nunca sino llevarlo a la práctica (toma vacilada, jeje)

Muacks ;)

Lucy 14/10/05 19:59  

blenk! cacho puti! :P
blenksiko!

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer