Con trescientas copas de más y doscientas pestañas de menos



Blenk se ha ido a comer por ahí con un par más de compañeras detectives. La comida se ha alargado –como las buenas comidas, en mayúsculas- y ha llegado a casa a las tantas. Con trescientas copas de más y con doscientas pestañas menos. Blenk ha llegado a casa y se ha puesto a escribir un mail. Le ha salido en pasado y en tercera persona. Se ha cabreado y de un botonazo lo ha suprimido. Harta de inventar palabrejas y de mascar sílabas en catalán, se ha tomado otra copa. No viene de una.

Más tranquila exteriormente, se ha sentado a mirar el trabajo acumulado. Crece día tras día. Y a ella las manos se le están quedando chiquititas poco a poco. Ha puesto su canción secreta y ha pensado que si le hubieran dado la oportunidad de crear una canción, tal vez habría sido justo esa. Tampoco es tan buena, pero es suya.

Se ha quitado los anillos, se ha recogido el pelo y ha dejado la tercera persona dentro de una novela trucada (ya no hay pistola dentro).

Me he visto a mí misma jugando a los Sims. Te he visto a ti mirándome y diciéndome que soy a veces como una cría. Sólo a veces. Me he dejado caer. Y por fin he sido consciente de que me he perdido y de que tal vez no hay vuelta atrás. Reconociendo lo irreconocible. Abanicos como pestañas que cada vez que mirabas, se me doblaban las cañas, varitas de paragüero, he recordado la canción, que tú ni siquiera conoces. Porque yo conduzco por la izquierda y tú lo haces siempre por la derecha.

He abierto la novela por la penúltima página y Blenk ha sacado de nuevo la tercera persona. Suspirando, aliviada, porque ha pasado casi todo el mal trago de enfrentarse a la realidad y a las fotos en blanco y negro.

Acaba de recibir un sms: tu eres lo primero, el origen de todo este infierno

Y me ha venido a la mente uno de esos poemas extraños de Sabines, inútilmente cursi e imperfecto para pasar la noche...

3 comentarios:

wendy 16/9/05 13:29  

curarse de alguien... siempre difícil... y en sólo unos días?

para mí imposible!

besito

[w]

Carol Blenk 18/9/05 14:16  

Wendy, es que los poemas y las realidad de cada día son cosas muy diferentes... Totalmente de acuerdo contigo, curarse requiere de meses y meses.

Muacks!

Migae 19/9/05 10:58  

La sombra de una palmera
es alimento del alma.
Ahora que todo ha pasado;
neblina del sentimiento.
Añoranza de otro tiempo
en que me honraba tu presencia
que fue tu amistad sincera,
desinteresada y cierta.
Siempre hay canciones para cada momento...
Un beso.

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer