Para que puedas dormir de un tirón



Olga ha quedado a las 13:00 h en un restaurante que hay en la Rambla de Catalunya. El lugar es bastante céntrico, cosa que la tranquiliza pero al mismo tiempo la incomoda. El cuarto de hora en tren se le ha hecho eterno. ¿Por qué dura tanto el trayecto entre Sarrià y Plaça Catalunya? Muntaner, Gràcia y Provença se eternizan cuando te revuelves, expectante, en el asiento. Suerte de la música, qué ganas de bailar con... Olga ni siquiera se ha dado cuenta de que un par de argentinos le miraban el pelo, más rubio que nunca. Qué raro que te miren el pelo y nos ojos o los pechos.

Al salir de la estación el aire caliente le ha abofeteado los párpados pero no importa porque los nervios lo tapan todo, lo niegan todo... incluso lo que se inventa su mente. Como iba sobrada de tiempo, ha entrado en un bar a tomar una caña, más que nada para poder ir luego al baño y para matar el tiempo sobrante. Ser infiel es muy fácil. A lo mejor lo realmente complicado es resistirse a no serlo.

"Si no tienes la intención de ponerle los cuernos, entonces, ¿por qué te depilaste anoche?", se pregunta mientras le da otra profunda calada al cigarro. "Tú siempre vas depilada, claro, eso es, no pasa nada, no te vas a sentir culpable ahora por esa gilipollez". Le da otra calada al cigarro. Qué mareo. No ha desayunado nada y la cerveza le baila en el estómago y en la cabeza. "Venga, no me jodas, Olguita, te ibas a depilar el domingo, y anoche a las tres de la madrugada estabas ahí liada con la cera". Y cuando estaba a punto de enfadarse consigo misma por mantener un diálogo tan absurdo en ese momento, entonces se ha mirado la hora: las 12:50.

Olga paga la cerveza y pasa por el baño antes de salir a toda prisa hacia el restaurante donde había quedado. En el baño se pinta los labios y mastica a toda prisa un caramelo de eucalipto-super-fuerte-blanqueante-de-la-ostia. Para que te besen mejor, se supone. Se mira al espejo y se ve un ojo de cada color, como Bowie. Se arregla el pelo y se echa perfume. La suerte está echada, nena.

Rambla de Catalunya está tan cerca que apenas tiene tiempo de darse cuenta de que su Vespa está aparcada en la puerta. Al verla le da un vuelco el alma. El corazón no, porque lo tiene demasiado cascado como para darle más vuelcos.

Olga se aproxima a la puerta sabiendo que a partir de ese momento ya no hay vuelta atrás...

[¿continuará? pues véte tú a saber...]

5 comentarios:

angel 24/7/05 03:58  

Hola, te invito a pasear por los pasillos de mi blog, es también literario y más precisamente, de poesía.

Mensualmente añado 11 poemas de diferentes autores como lo podrías ver en los archivos. Espero te guste.

Desde ya te doy la bienvenida.
Saludos,
Angel

Bellota 24/7/05 21:09  

Tiene que continuar, ahi hay un secreto...

Tambien tienes que contar si el alma regreso a su sitio, y si un corazon cascado ama mejor.

besitas

bellota

Gonzalo 25/7/05 01:04  

Querer con el corazón es poco razonable, me temo. Uff, mejor me voy a la cama...

memoria 25/7/05 06:50  

Qué emocionante, más más. ¿Es muy malo ser infiel?

SummerGirl 26/7/05 15:49  

una vespa?!?!? es lo mínimo que se puede pedir a un amante!
Baci.

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer