Tengo un día rojo (parte III)



Tú y yo, en realidad, no tenemos nombre. Ni casa. Ni nadie que nos espere. Nadie que nos regale una baratija grabada. Ni siquiera nos sentamos a ver la tele en una bañera partida por la mitad. Así es nuestra vida. Siempre huyendo y cambiando de dirección.

Y ahora descubro -para variar- que también soy adicta a los incisos entre guiones y a los paréntesis (además de a los puntos supensivos)

La vida está bien si no te rindes, suena una y otra vez. Pero, ¿y si te rindes? ¿y si te da por asomarte a mirar lo que hay afuera? ¿y si empiezas algo y lo sigues por inercia, por rutina? ¿qué hay a partir de ese momento? ¿no hay vuelta atrás? ¿volverás a ser tú de nuevo? ¿o serás otra persona?

Quiero que para mi cumpleaños me regales un viaje a Finlandia. Y una borrachera para dos, por favor.

4 comentarios:

memoria 10/6/05 12:55  

Cuando haces algo por costumbre o inercia, sueles concentrarte poco, es menos cansado quizás y menos creativo. Poco enriquecedor. Te envio una canción a tu e-mail, espero que te guste. Muy bueno el post. Un beso

Carol Blenk 10/6/05 16:52  

Paola, un placer ver tu regalo en la bandeja de entrada, me has alegrado la mañana, guapa! (te escribo y te envío algo...)

Poledra 12/6/05 14:28  

Me apunto, a ambas!

wendy 13/6/05 17:35  

bueno, por ahí he leído que eres de ascendencia vasca, eso significa que tus borracheras serán carillas, igual es mejor lo Finlandia. Paola lo sabe bien.

Pero hay que darse prisa porque el mejor día del año en Finlandia es el solsticio de verano, cuando el día dura 24 horas... qué viva el sol de medianoche...

[w]

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer