Tal vez

ese hueco terrible que veo antes de que arranque el tren

Echo de menos mi antigua vida. Ahora lo comprendo. Hace días que siento una sensación extraña, como de ruptura, como de camino que se bifurca y yo, sola y despeinada, me siento en la carretera a fumar un cigarro. Carreteras perdidas de la tierra, agujeros negros llenan el espacio, mi cabeza estalla entre tus manos. Estoy a punto de perder el trabajo, a punto de perder a la persona a quien más quiero en la tierra. Y sé que me estoy comportando como una absurda pegatina en blanco y negro, que de tanto despegarla y cambiarla de sitio ha perdido el adhesivo. Ya no pertenezco a nadie, ya no pertenezco a ninguna ciudad. No hay respuesta, ya nadie contesta. Estoy quemando los últimos cartuchos y lo veo venir, más claramente que nunca. Me miro al espejo y he rejuvenecido diez años, estoy más guapa que nunca pero soy más mala. Dorian Gray versión femenina. Vuelvo a ser yo, la que era antes. "La gente como tú no cambia nunca", me dijo una vez alguien. Y nunca supe si aquello era un cumplido o todo lo contrario. El mundo en llamas, esto se ha acabado. Llevo un montón de meses escribiendo aquí y ahora entiendo porqué lo he hecho. Intenté escapar de mí misma pero no lo he conseguido. He mezclado la ficción con la no ficción y el resultado ha sido un caos que me ha invadido las huellas de los dedos. Intento que leas lo que escribo y tú te empeñas en hacerlo a tu manera, de forma ordenada, ahora vas por el mes de noviembre… y yo te ruego que no, que lo dejes, que es urgente, que leas este mes, y abril, lo último, céntrate en el presente… me pierdes por segundos, te pierdo por segundos… y tú eres lo primero, el origen de todo este infierno… Te he regalado una canción y ni siquiera la has escuchado. Me empeño en remontar, en surgir del barro, de los engaños y las trampas pero ya no tengo fuerzas. Sigo escuchando la misma canción, quiero dejar de hacerlo pero se ha instalado en el equipo, sólo suena esa. Una y otra vez. Pero no quiero llamarte y cantártela porque sé que no podrías oírme. Ya no. Ahora ya no.

Voy a caminar hasta que encuentre un cielo azul de terciopelo. Pero sola. Tal vez lo encuentre. Tal vez.

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer