"La vida está bien si no te rindes..."



Me gusta leerte por la noche, antes de ir a dormir. Tu blog es siempre el último. Me lo reservo para el final como los buenos postres. Y a fuerza de leer tus comentarios, día tras día, he ido siguiendo todos tus altibajos, triunfos y miserias (que las ha habido). Y si pasabas demasiados días sin escribir ya me daba mal rollo y te enviaba un mail, ¿todo bien por el sur? Te leo desde hace casi un año y medio, tú y yo empezamos en esto al mismo tiempo. Cuando aún no sabíamos casi lo que era enlazar, comentar o colgar fotos. Curiosamente, decidimos no enlazar nuestros respectivos blogs, qué egoísmo porelamordedios, que no se entere nadie que te leo/conozco que luego el blog se me llena de extraños y me agobia la multitud. A mí también me agobia la multitud así que te guardo el secreto. Tú no me has visto nunca, ¿vale?

Como si te conociera de toda la vida, como si hubiéramos compartido mil cervezas y cafés. Y sólo ha habido un día, en julio. Cómo te gustó entrar en Voces, la exposición del Fòrum. Y te desconojabas porque a mí me dio un ataque claustrofóbico/paranoico y tuve que salir a que me diera el aire –en realidad fingí para hacerte reír- mientras tú te quedaste dentro, a ver si sale algún andaluz hablando.

Perdona que hable de ti ante tanta gente pero creo que lo necesito. Has decidido dejar de escribir y me siento huérfana desde hace días. Abro el navegador, Mozilla por tu culpa, y tu blog permanece sin actualizar, estático, detenido, impasible a pesar de que me lo miro con ojos tristes. Y sé que tienes tus razones. Pero yo tengo las mías. Y sé que te vas a mosquear y que me enviarás ahora mismito un mail echándome la bronca porque dijimos que nada de ponerse en plan triste. Nada de dejarnos comentarios en los blogs. Y ya sé que me escribes cada día –bendito Gmail- pero no es lo mismo. Un post no es un mail. Son conceptos diferentes. No me saben igual. En los mails no hay tanta ficción y yo necesito ficción, tu ficción. Como el pan nuestro de cada día.

Y mira que leo buenos blogs –echa un vistazo al menú de la derecha, mis links- pero el tuyo es el tuyo. El más especial, que no se ofenda nadie, pero es así. Me encantaría hacerte cambiar de opinión pero supongo que no tengo tanta fuerza, ¿verdad?

Niña, hoy no ha sido un buen día. No leerte me ha hecho sentir pequeñita y he vuelto del cine, más triste aún, porque ahora conozco el motivo por el que Darth Vader se pasó al lado oscuro (siempre intuí que sería por esa causa). Mi malo favorito… me conmueve y me apena… es el personaje que más me gusta. Como te pasa a ti.

1 comentarios:

Gonzalo 2/6/05 00:54  

No se puede ser tan malo salvo por amor...

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer