C'est moi

-¡Ah, es que existen dos morales! -replicó él-. La pequeña, la convenida, la de los hombres, la que varía sin cesar y que rebuzna tan fuertemente, se agita por lo bajo, a ras de suelo, como este hato de imbéciles que está usted viendo. Y la otra, la eterna, la que está alrededor y por encima de todo, como el paisaje que nos rodea y el cielo azul que nos alumbra.

Premio seguro a quien sepa de dónde procede este fragmento... (hay una pista muy clara por aquí...)

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer