La ley del insomnio

Esta tarde he ido a que me analicen los sueños y el especialista, confundido y extrañado, me ha dado los resultados uno a uno, como con miedo. Le he amenazado y ha falsificado la hoja de resultados. Me ha recetado pétalos de margarita, pero sólo los impares, los que dicen "no me quiere", para que me hagan un poco más de daño. Me he enfadado, pero sólo un poquito, porque he recordado que pronto me iré de esta ciudad y que entonces dejaré atrás estas calles feas y sucias, llenas de chicles pegados a las baldosas, para siempre jamás.

Al llegar a casa me he hecho una infusión con las margaritas y me la he bebido con los ojos cerrados, pidiendo un deseo, no, espera, mejor pido dos por si el primero falla. Al abrir los ojos no se había cumplido el primero. Y tampoco el segundo. Así que me he reído sola porque me he dado cuenta de que de nuevo me ha vuelto a atacar un exceso de surrealismo y de ficción. Y porque no puedo dormir y tampoco puedo llamar a nadie por teléfono y luego se cabrean porque dicen que porque yo no duerma tampoco significa que tenga derecho a imponer la ley del insomnio a medio planeta.

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer