Uno más uno a veces suma tres



Volvemos a las matemáticas. Uno más a uno vuelve a darme tres. Lo he probado con la calculadora y el resultado es el mismo. Alguien sobra en esta historia. Mis conflictos, mis monólogos en off, mi mala orientación y mis ojos sensibles. Mi extraño acento de ninguna parte, mi cara de chica guiri, mi colección de vinilos y una chaqueta marrón para que el frío se venga/vengue conmigo. No hay más. Yo soy lo que ves, pero sobre todo lo que no ves. Uno y uno suma tres por mucho que te empeñes en hacerme ver que suma dos. O dos y medio. Soy mentirosa profesional, no lo olvides. Pero ahora no ejerzo como tal, ahora lo veo venir. Te dejo, me dejas, nos dejamos. Y el tercer elemento se confunde, y tiembla, y llora porque me quiere, dice, jura y perjura que me quiere. Y no me lo creo porque sigo de alquiler por la vida. Y nadie arriesga tanto por una desconocida que tiene cara de guiri. Nadie atraviesa un país solamente en busca de una página escrita en mayúsculas y con boli negro.

Mañana volveré a hacer la suma. Y tal vez, haga trampa para apañar el resultado…

…Ya no danzo, loco,
al son de los tambores,
porque al fin,
porque al fin te consiguió
el que tiene un corazón tan guerrero como cruel.
Tan infiel.

Que se desencajen las baldosas a mi paso,
que se abran simas,
que se desplomen las paredes
sobre mi, que en tu regazo supliqué…

6 comentarios:

Holden 23/2/05 12:44  

a mí, uno más uno me suman... menos cuatro (también soy adicta a los puntos suspensivos)

Poledra 23/2/05 14:18  

Suman lo que quieres que sumen, y no te dejes dar ideas, sólo ten claro el resultado que buscas, y luego trapichea los números, pero sé feliz.

Carol Blenk 23/2/05 21:30  

Holden, tu resultado matemático no lo conozco pero ese menos cuatro, uf, como que no me suena muy bien, no? (bienvenida al club de los puntos suspensivos, creo que soy la presidenta).

Poledra, los consejos me los doy a mí misma cada día frente al espejo. Y trapicheo/estafo/falsifico los resultados sieeempre. ¿Feliz? Imposible, insatisfecha de naturaleza, como todos.

Besos congeladitos pero cálidos.

Lulamy Angouleme 23/2/05 22:08  

JOder, Carol. A veces me das miedo:
acento de ninguna parte, conflictos, monólogos en off, mala orientación, ojos sencibles, 1+1=3, cara de guiri... cuántos genes compartimos? por favor, dime que tú tampoco te pareces a nadie de tu familia y me voy a buscarte en plan QUIEN SABE DONDE...
Te tengo que invitar a un café, hoy paso de alcoholes (que caerán, fijo).
Me ha encantado "sigo de alquiler por la vida", pero piensa en el día que dejemos de estarlo. Yo paso, que me da vértigo, mira tu y dime lo que ves...
Besazos muy muy grandes, pequeña.

Carol Blenk 24/2/05 00:40  

Lulamy, en realidad tú y yo compartimos genes con medio planeta... prefiero llamarlo casualidad, que me gusta mucho más. ¿Si me parezco a alguien de mi familia? ¿Me crees si te digo que apenas en nada? (de pequeña pensaba que era adoptada porque mis hermanos eran muy diferentes físicamente a mí, pero bueno, lo de la adopción es la típica paranoia infantil que hemos tenido todos)

Ya sabes, un café, un vodka, mil cigarrillos -tuve una época progre en que me dio por fumar negro, ahora fumo rubio siempre- para compartir, cuando quieras. Besos y dulces sueños.

Rodrigo 8/3/05 20:12  

La única medalla que he ganado en la vida
era de hojalata y decepción,
no tenía salida el callejón del cuartel,
para el desertor del batallón
de los nacidos para perder.

Prima del alma desnúdame,
del traje gris de la multitud
devuélveme al camino del sur,
al país de la niñez,
donde uno y uno
sumaban tres
J. Sabina

Perdón por meterme a tu blog así, como sin avisar, pero yo siempre he dicho eso, uno y uno suman tres.

ciao!

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer